scorecardresearch

Vida o muerte en un papelito

Diego Izco
-

En los tiempos del fútbol abrazado a las nuevas tecnologías, la táctica del Barça viajó por Cornellá en un trozo de folio. El empate del Madrid, una ventana a la esperanza del Sevilla: dos equipos académicos

Vida o muerte en un papelito - Foto: AFP7 vía Europa Press

Nico González fue un Miguel Strogoff en Cornellá. Salió del banquillo con un papel en la mano y fue repartiendo el particular correo del 'zar' Xavi entre los lugartenientes del momento: Busquets y Piqué. Había que reorganizarlo todo para buscar una remontada, al menos un empate, sin perder el sitio atrás (qué exhibición sin premio de De Tomás y Darder) y sin hacerse un lío adelante, donde al menos se alineaban seis tipos de claro corte ofensivo. En ese papelito, improvisado porque el ruido (se quejó Xavi, ay) era tan brutal que las instrucciones no viajaban por el aire. Por un lado, esto sigue siendo fútbol y no baloncesto, donde los tiempos muertos sirven para variar la táctica 10 o 15 veces por partido. El fútbol es de los jugadores. Y en estos tiempos donde todo está mecanizado y estudiado tecnológicamente, es casi un alivio que un trocito de papel tenga la llave de algo. 

 

Dos funcionarios

Real Madrid y Sevilla son dos tipos serios detrás de una ventanilla. Ni sonríen ni se espera que lo hagan: su misión no es caer bien, ser simpáticos, hacer amigos o prisioneros. Hay que ganar como sea. El partido de Villarreal (0-0) fue primero un ejercicio de supervivencia y después un echar de menos a Benzema. El día que Karim falla, la magia se evapora, aunque Gareth Bale, el 'futbolista Guadiana' (a veces sí es futbolista, a veces no...), puso de su parte para que no se le echara de menos. El Sevilla había ganado de víspera (2-0) al Elche. Un partido finiquitado con dos impresos, un par de sellos y un «vuelva usted mañana». Los dos aspirantes son dos equipos académicos, que cumplen todas las normas pero no se saltan ninguna. 

 

El caos

Por primera vez en una década, Simeone está superado. En los tres últimos partidos del Atlético se han vivido 18 goles (3-2 al Valencia, 4-2 en el Camp Nou, 4-3 al Getafe) cuando lo 'normal' eran tres o cuatro en el mismo período. Si el 'Atleti' decide que el caos es la manera de llegar a la victoria, tal vez Simeone no es el estratega idóneo.