Santa Ana denuncia el tercer ataque al sistema de vigilancia

J.M.
-

Jóvenes vinculados a la localidad destrozan parte de la terraza del Centro de Mayores y rompen una cámara de vigilancia

Santa Ana denuncia el tercer ataque al sistema de vigilancia

Los pueblos de la comarca de la Jara duplican y hasta triplican la población durante los meses de verano por el regreso a sus poblaciones de origen de cientos de familias que han emigrado a las grandes ciudades. La tranquilidad de estas pequeñas localidades seduce como oposición a la vida desenfrenada de las urbes. Pero el vandalismo comparece también en estos municipios, como han comprobado los vecinos de Santa Ana de Pusa. «Deben saber que estos actos no quedarán impunes porque se ha dado parte a las autoridades competentes para que actúen en consecuencia», advertía el Ayuntamiento en un aviso a navegantes.
El alcalde, Serafín Diego, indicaba ayer a este diario que ha presentado la denuncia ante la Guardia Civil en el tercer ataque al sistema de vigilancia por cámaras del Ayuntamiento en dos años. Los autores de los destrozos en la terraza rompieron presuntamente a golpes un equipo instalado en esa plaza del Centro de Mayores. Ocurrió el pasado fin de semana.
«Rompieron la cámara para no salir», asegura el alcalde, quien tiene claro que los autores están vinculados en el municipio jareño. Santa Ana de Pusa suma apenas 400 empadronados, pero la población supera estos días el millar. «Estos son algunos ejemplos de la mala conducta de algunos jóvenes que no tienen respeto por el mobiliario municipal y que destrozan mesas y sillas», informó el Consistorio jareño a sus vecinos con tres fotografías de los destrozos ocasionados en la terraza. Se ven de esta manera mesas y sillas totalmente destrozadas.
«Lamentamos las situaciones ocasionadas y deseamos que pronto se restablezca la cordura y el buen ambiente vecinal», rezaba el mensaje del Ayuntamiento a los vecinos, quienes respondieron en las redes sociales con numerosos mensajes de repulsa a estos actos vandálicos.
El Ayuntamiento de Santa Ana de Pusa instaló hace unos dos años un sistema de vigilancia integrado por cinco videocámaras, que han sido vandalizadas ya en tres ocasiones.
Estos destrozos ocurrieron el pasado fin de semana, cuando se informó también a los vecinos de la supresión de las fiestas patronales que se iban a celebrar del 23 al 27 de julio, a consecuencia del coronavirus. No obstante, la Corporación municipal hizo una llamada al adorno de las calles para que haya constancia de la celebración pospuesta.