Acción magistral en el CRA Entrerríos

Redacción
-

Este Colegio Rural Agrupado toledano -con sedes en Los Cerralbos, Lucillos, Montearagón y Las Vegas de San Antonio- ha sido uno de los ganadores del certamen nacional de Fad y BBVA que reconoce iniciativas de innovación social educativa

Todos los coles tienen huerto

El dicho ‘Una imagen vale más que mil palabras’ (un menor sobre un mar de plásticos) fue el impulso que llevó a  los alumnos del Centro Rural Agrupado (CRA) Entrerríos -con secciones en  Los Cerralbos, Lucillos, Montearagón y Las Vegas de San Antonio- a emprender una aventura ecológica con la R de Reducir. Una aventura que ha deparado muchas y satisfactorias experiencias y que ha culminado con una recompensa: el premio ‘Acción Magistral’ con el  que BBVA y la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) premia los proyectos que proponen un nuevo método de reducción y gestión de los residuos que se generan en el centro escolar. Un galardón que la comunidad educativa recibirá el próximo sábado, 21 de septiembre de manos de la ministra de Educación de Educación en funciones, Isabel Celaá, en el Encuentro Acción Magistral 2019, que busca ser un lugar de encuentro de personas interesadas en la innovación educativa, donde pueden compartir experiencias y adquirir nuevos conocimientos.
 Pero el CRAEntrerríos ya era un ‘experto’ en materia medioambiental, no en vano lleva cinco años, este será el sexto, vinculado al proyecto Ecoescuelas con diversas acciones en labores en defensa del medio ambiente relacionadas con la energía y el reciclaje.
Y en base a esta experiencia, desde la organización de Ecoescuelas propusieron el curso pasado al centro participar en el proyecto Internacional LitterLess para el que recibieron «un dinerillo» que les permitió elaborar un proyecto en el que fueron seleccionados 27 colegios en España.
Los alumnos han decorado las paredes exteriores de los edificios con mensajes para no olvidar cuidad el medio ambiente. Los alumnos han decorado las paredes exteriores de los edificios con mensajes para no olvidar cuidad el medio ambiente. - Foto: Una iniciativa que dio el pie a presentar el proyecto ‘Reducir es posible’ a los premios Acción Magistral después de un curso de trabajo.«Un proyecto», se apresura a puntualizar la directora del CRA, firme defensora de los grandes beneficios de la educación en el medio rural, «que es de toda una comunidad educativa» y que también ha requerido el compromiso de todos los pueblos que forman parte del CRA.
 ‘Reducir es posible’ es un exponente claro de la filosofía de trabajo de este colegio que busca avanzar en la reducción y gestión de los residuos que se generan en el centro escolar, promover el cambio de hábitos y concienciar sobre su problemática ambiental.
Y para ello arrancaron convocando a las familias y vecinos a la presentación de su campaña, una presentación en la que impactó la invasión de los plásticos.
Elaboraron un código de conducta que fue el que guió las acciones.Elaboraron un código de conducta que fue el que guió las acciones. - Foto: Expuesta la teoría lo importante era pasar a la acción que durante todo el curso ha contado con diferentes iniciativas. Así, cada quince días han pesado los residuos plásticos y de papel y cartón generado en el centro. También se ha creado la Patrulla Planetín, encargada de vigilar durante el recreo que en las clases estuvieran las luces apagadas, los grifos cerrados y las puertas cerradas para ahorrar energía calorífica, además de ser responsables de regar el huerto.
Y como el juego es uno de los pilares del aprendizaje de los niños, también se ideó ‘La bola que no mola’, un juego para reducir papel de aluminio y fomentar el uso de envases reutilizables. Así, el envoltorio de aluminio de los almuerzos se iba convirtiendo en una bola de modo que la clase ganadora era la que tenía la bola más pequeña  fomentando la eliminación de envoltorios.
Y para que todas las acciones fueran ‘auditadas’ se formó el comité ambiental en cada una de las secciones del CRA, un comité integrado por un maestro, un alumno, un padre/madre y un representante del ayuntamiento, que elaboraron un  plan de acción para el curso.
Con los residuos que recogieron por el pueblo crearon esculturas.Con los residuos que recogieron por el pueblo crearon esculturas. - Foto: También se diseñó un Código de Conducta, este en el área de plástica, de modo que lo expuesto en él fue de «cumplimiento por todos».
Y siguieron las acciones divertidas como el Taller Clow -un taller de animación en el que dos clown del reciclaje enseñaron a practicar las tres ERRES del reciclaje-; la Vajilla Reutilizable -los Reyes Magos dejaron en todos los coles del CRA  una carta y una vajilla reutilizable, para reducir el plástico de un solo uso en la celebraciones -; o el Taller Vermicompostaje -que permitió que responsables de la empresa ‘Humus Summus’ explicaran en qué consiste el compostaje y cómo iniciarse en él-.
También el Carnaval permitió reducir plásticos con la propuesta  ‘Los Super Héroes del Reciclaje’, que supuso la eliminación de  las bolsas de plástico de los disfraces para usar cartón, tela, objetos cotidianos de casa-.
Además, los alumnos han creado de esculturas con el plástico recogido en el entorno; y se han ocupado del huerto escolar. Y es que todos los coles del CRA Entrerríos tienen una instalación de este tipo en la que se ha investigado sobre  sistemas de riego y se han plantado tomateras. Pero no queda en el cole el efecto de los huertos porque lo que recolectan se reparte entre el alumnado que se lo lleva  a casa para comer y envían una foto del plato elaborado y ellos comiéndoselo.
Pero no quedan aquí las iniciativas del proyecto ‘Reducir es posible’ porque además de salir a las calles de los pueblos  y espacios comunes (parque) para recoger basura y residuos plásticos, con el objetivo de ahorrar agua han instalado topes en los grifos y colocado bidones en los canalones para regar los huertos con agua de lluvia; han elaborado una cartelería con consejos para reducir consumo de energía eléctrica; el patio de los colegios cuentan con islas ecológicas    donde depositar los residuos (papel y cartón, envases y plásticos, pilas) y cada clase tiene papeleras de reciclaje; y aprovechan el papel escrito por una cara mientras que las notificaciones se envían por aplicaciones digitales.