Queman la bandera arcoíris del Ayuntamiento de Ajofrín

Redacción
-

La alcaldesa expresa su decepción y rabia por el acto vandálico e invita a los vecinos a expresar su repulsa y a «seguir luchando en todos los ámbitos para que ninguna persona sea discriminada»

Queman la bandera arcoíris del Ayuntamiento de Ajofrín

El Ayuntamiento de Ajofrín se ha visto sorprendido por el acto vandálico ocurrido en su propia sede, donde se ha prendido fuego a la bandera arcoíris que se había colocado en el balcón del Consistorio para apoyar las reivindicaciones del colectivo LGTBI, con motivo del día del Orgullo. Como otros muchos ayuntamientos e instituciones, el de Ajofrín había querido manifestar su apoyo expreso a la igualdad de derechos del colectivo LGTBI, colgando la bandera que le representa en su casa consistorial. La sorpresa desagradable llegó este sábado, cuando la bandera apareció parcialmente quemada. 
La alcaldesa, María Isabel Alguacil, del PSOE, envió un comunicado asegurando que este sábado fue «uno de los días más tristes de nuestro equipo de Gobierno, debido al acto vandálico en el que se ha quemado la bandera que conmemora el Día del Orgullo».
Alguacil subraya que este día recuerda en todo el mundo las revueltas de Stonewall que se produjeron en el año 1969 en Nueva York y que son consideradas como el inicio de la lucha moderna contra la discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género.
Pero, «después de 50 años parece que no hemos avanzado nada y seguimos discriminando a las personas por su orientación sexual. Todos los años dicho colectivo reclama visibilidad el 28 de junio por todas las ciudades. No sería necesario si todos respetáramos a dichas personas y no sufrieran vejaciones a día de hoy».
 La regidora añade que, en la actualidad, comportamientos intolerantes como el vivido en esta localidad ponen de relieve que «somos responsables todos de este tipo de comportamientos, necesitamos trabajar conjuntamente para condenar este tipo de conductas de nuestro entorno. Toca trabajar desde las familias, desde el colegio, desde las instituciones públicas para que cesen ya los ataques a personas por su orientación y promover la tolerancia por encima de todo». 
Por ello, reconoció que «decepción y rabia» son las palabras que todo el municipio siente, salvo los causantes de este acto vandálico.
«Hoy solo podemos hacer un llamamiento a todas las personas de nuestro municipio en forma de repulsa de este tipo de actos. Y seguir luchando en todos los ámbios para que ninguna persona sea discriminada».