scorecardresearch

«Hasta ahora había logrado el Alfarero de Oro y el de Plata»

Jorge Cancho / Palencia
-

Acaba de cerrar su mejor temporada de novillero, pasando con nota por el Circuito de Madrid. También brilló en un espléndido mes de septiembre, llevándose el Alfarero de Oro y tomando parte en certámenes de la talla de los de Arnedo y Arga

Un concepto, el de Jorge Molina, dominado por el clasicismo y el toreo asentado. - Foto: Óscar Navarro

La temporada 2022, la más importante de su etapa con los del castoreño, con la guinda en el Alfarero de Oro de Villaseca de la Sagra 

Pues sí, yo sabía que este año iban a pasar cosas importantes y estaba muy mentalizado para ir a plazas como la de Villaseca y dar un golpe fuerte sobre la mesa, como así fue. Por lo tanto, salvo por la espada, estoy contento de la temporada que he realizado, dado que ha tenido muchos matices.

Todo ello, en un año con una gran competencia en el escalafón novilleril, con varios paisanos empujando con fuerza

Así ha sido, ha triunfado algún novillero en la plaza más importante del mundo como es la de Madrid y también varios compañeros de Toledo, donde se está forjando una cantera importante. 

Todo comenzó cuando se inscribió en 2014 en la Escuela Taurina de Toledo, donde coincidió con Tomás Rufo, Rafael González o Álvaro Alarcón, entre otros

Desde pequeño mi mente siempre estuvo puesta en los toros, hasta que un día decidí tomármelo en serio e inscribirme en la escuela. Fue una bonita etapa de la que además salieron  profesionales importantes con los que mantengo una gran relación. 

Con alguno de ellos se disputó en 2017 el Alfarero de Plata que finalmente también se llevó usted

Era mi debut sin caballos y, como estaba aún muy nuevo, me tocó tirar de ganas y de raza hasta el punto de sufrir un percance que no me impediría llevarme aquel premio que tanto me sirvió. Un triunfo que sigue motivándome, pues competía con compañeros que ahora ya son matadores de toros como Tomás Rufo, Francisco de Manuel y el mexicano Héctor Gutiérrez. Y es que creo que si un día les pude superar, ¿por qué no voy a poderlo hacer nuevamente en el futuro?

Su debut con picadores llegó en 2019 en tierras cántabras, en Ampuero. Tres paseíllos y en blanco el siguiente por la pandemia…

Aquel año toreé diez novilladas sin caballos y en septiembre debutaba en tierras cántabras, cerrando el año con otras dos más. Luego llegaría la dura pandemia, que complicó más las cosas. 

Tras aquel debut comenzó a entrenar en la Escuela de Madrid gracias a una beca, un lujo poco habitual

Las oportunidades que dan allí escuela son importantísimas, de ahí que esté muy agradecido a la de Madrid por lo mucho que me ha ayudado y me sigue apoyando. 

Tras un bagaje escaso en 2021, su relación con esa escuela taurina madrileña le posibilitaba entrar este 2022 en el Circuito de Madrid   

La escuela ha ido, poco a poco, apostando por mí al ver que lo daba todo. Por eso me abrieron las puertas del Circuito de Madrid. Una magnífica iniciativa que se puso en marcha también en otras comunidades durante los dos años anteriores y que yo seguía con envidia sana desde mi casa. Sin duda, una gran labor la que se está haciendo en este sentido, pues te da la oportunidad de iniciar pronto la temporada e irte curtiendo en el ruedo. 

La espada le imposibilitó avanzar hacia la final en ese circuito

Lamentablemente así fue. Los aceros me han privado de muchos triunfos este año, entre ellos el de pasar de fase en las novilladas de este circuito. Las sensaciones, tanto en Valdilecha como en Anchuelo, fueron muy buenas, pero la espada impidió lograr triunfos mayores.   

Septiembre fue su mejor mes, con ese triunfo en Villaseca de la Sagra

Esa tarde para mí era como estar en Las Ventas, de ahí que mi entrega fuera total. Disfruté mucho de la novillada y a raíz de ese triunfo se me abrieron otras plazas como la de Zaragoza. Un día importantísimo en mi carrera y un triunfo que me enorgullece ya que hasta ahora nadie había sido capaz de ganar el Alfarero de Plata y el de Oro.

Y ante novillos de Cebada Gago...

La verdad es que los días previos lo pasé mal, pero no por la dureza de los novillos, sino por los dudas que me surgían sobre si sabría estar a la altura ante la exigencia de ese hierro. 

También pasó por Arganda, Arnedo y por Zaragoza

En Arganda no hubo suerte, mientras que en Arnedo, con la de Adolfo Martín, me salió un animal que se dejó en parte y con el que me pude entregar. Y en Zaragoza, por vía de la sustitución, me estrené en una plaza de primera categoría. 

Ahora ya pensando en 2023, con el objetivo de plazas de primera, con Las Ventas a la cabeza

Pues sí. Estoy deseando sentir la tierra de la plaza de toros de Madrid y a ese público. 

La alternativa, ¿urge?

Ahora de lo que se trata es de coger fuerza y llegar a plazas importantes, donde tengo que triunfar para así poderme doctorar con ambiente.

Este año se ha medido a la mayoría de los gallos del escalafón. ¿Los rivales más fuertes o los que más le motivan para compartir cartel quiénes son?

Es algo en lo que no pienso, pues lo que verdaderamente me preocupa es superarme a mí mismo en cada tarde que piso un ruedo. Hay muchos novilleros que están andando muy bien y aspiro a ser el mejor de todos ellos. 

Un concepto, el de Jorge Molina, dominado por el clasicismo y el toreo asentado

Siempre ha sido lo que más me ha llenado y de los toreros de ese corte es de los que he bebido. Ese toreo clásico, profundo, pero a la vez con poder.

Sus toreros de referencia, El Viti y Julio Robles. ¿Y de los actuales?

Desde muy pequeño me llamó la atención la estética de Robles y la clase de El Viti. De los de ahora, los que más me llenan son Talavante  José Tomás y Perera, sin olvidar a Leandro Marcos, ya retirado.