scorecardresearch

Un arma 'de película' que dio mucha guerra

Germán Dueñas Beraiz
-

El subfusil Thompson, la metralleta clásica de toda película de gánsters, nació en 1921 pero no tuvo mucho éxito al no ser adquirido por ningún ejército, debido a su alto precio. Su potente capacidad de fuego la hizo popular entre delincuentes

Un arma ‘de película’ que dio mucha guerra

La falta de interés general respecto al mundo de las armas antiguas que existe en nuestro país, se ve compensada, no siempre con acierto, con el imaginario colectivo que sobre ellas aporta a la sociedad el cine y las series de origen estadounidense. Una de los más reconocibles es una 'metralleta' que aparece en todas las películas y series de gánsters ambientadas en los años 20 en Estados Unidos. Personajes como Elliot Ness o Al Capone son representados utilizando este arma, normalmente provocando grandes destrozos por su gran cadencia de fuego, casi 800 disparos por minuto.  Se trata del subfusil ametrallador Thompson modelo 1921 comunmente denominado como 'Tommy Gun'.

Este arma nació tras la primera guerra Mundial de la mente de John Taliaferro Thompson, militar y especialista en armamento, que fundó la Auto Ordnance Company de Nueva York, con otros socios, y con la que creó el citado subfusil. El primer modelo, el 1921, fue construido principalmente por la casa Colt, aunque también participó la Remington,  fabricándose 15 mil ejemplares. No tuvo al principio mucho éxito, al no ser adquirido por ningún ejército, debido en parte a su alto precio. Aun así su potente capacidad de fuego la hizo popular en algunos cuerpos de seguridad y sobre todo particulares y delincuentes. Los primeros ejemplares que salieron de la línea de producción fueron remitidos a Irlanda donde fueron utilizados en su guerra de Independencia, tras ser adquiridos por simpatizantes irlandeses en Estados Unidos.

Se trata de un arma que tiene un perfil fácilmente reconocible gracias a su culatín de madera desmontable y dos pistoletes de sujección, uno bajo el cañón, que está anillado para su mejor refrigeración. Pero si hay un elemento que destaca y lo hace muy reconocible es su cargador circular. Este podía ser de 50 o de 100 cartuchos del calibre 11,43 milímetros, aunque también podía utilizar cargadores lineales de 20 y 30 cartuchos.

Tuvo un renacimiento en el modelo 1928, que con algunas modificaciones, sobre todo internas buscando disminuir su potencia de fuego, fue utilizado por la marina de EEUU. Y sobre todo a raíz del comienzo de la segunda Guerra Mundial, ya fabricado por la casa Savage, con su modelo 1928 A1 y sobre todo a partir de 1942 en su versión 19128 A1M1, que lo hacía más barato y sencillo. Fue adquirido por países como Francia, antes del armisticio, Suecia y sobre todo por Gran Bretaña que equipó a muchas unidades Australianas y Neozelandesas con este arma. Es muy conocida una imagen del primer Ministro Winston Churchill empuñando este modelo con un puro en la boca. Aunque evidentemente fue suministrado en cantidad a las las tropas estadounidenses. que las utilizaron en Europa y en el Pacífico. 

En España también tuvo alguna presencia. El modelo 1921 fue presentado a las autoridades militares, al igual que en otras naciones de nuestro entorno, sin éxito. Algunos fueron adquiridos para equipar unidades de los Mossos de Esquadra catalanes en los años 30. Y durante la Guerra Civil Española algunos ejemplares también llegaron a nuestro país por diferentes vías. Asimismo, sirvieron para armar a algunos 'Maquis', como el famoso guerrillero 'el Quico', cuyo subfusil figura en nuestras colecciones. Como curiosidad decir que incluso las tropas españolas que participaron en las Misiones de Paz en Yugoslavia se encontraron con ejemplares de este icónico subfusil.