Asociaciones taurinas: germen de la afición

Mario Gómez
-

Más de cincuenta entidades aglutinan a miles de aficionados que se reúnen para enriquecer su afición. A lo largo del año son multitud las actividades muy variadas las que programan

La peña 'El Trapío' de la capital es de las más activas de la provincia. - Foto: Francisco Rodríguez

El filósofo liberalista y médico inglés John Locke afirmaba, apoyándose en las conclusiones de Aristóteles, que los seres humanos nacen sin aptitudes innatas y que es la experiencia lo que hace aprender a formar representaciones y, por tanto, no a partir de la razón. La psicología experimental, enunciada por David Hume tenía como objeto el estudio de la mente, que era considerada como un espejo de las representaciones de la naturaleza, que aspiraban a dar constantemente un sentido al mundo (asociacionismo pasivo).
Cabe resumir por tanto que el ser humano, en base a su experiencia, desarrolla las acciones que cree más beneficiosas para su fin y de este modo encuentra en el asociacionismo y en sus alianzas, la ventaja de impulsarse en otros semejantes para defender o alcanzar un ideal común. Podríamos decir, que la creencia de “juntos somos más fuertes” se liga a la creencia de que la suma de individuos como conjunto, hará un mayor énfasis que las diferentes capacidades individuales trabajando hacia un mismo fin.
Ello, llevado a cualquiera de los ámbitos de la vida, se ve en los cientos de miles de asociaciones que encontramos en nuestra sociedad, y como no podía ser de otra manera, el mundo del toro debe estar también en esta liza.
Es por ello, que en nuestra provincia proliferan las asociaciones taurinas. Podría decirse, que casi cada municipio con cierta tradición taurina, cuenta con su propia asociación o peña taurina a través de la cual se canalizan las actividades vinculadas a la difusión y disfrute de la tauromaquia.
Casi como la temporada taurina se desarrolla, las programaciones van creciendo y desarrollándose en paralelo.
Con el comienzo del año, es habitual que se programen los primeros coloquios. A ellos, es del agrado que acudan diferentes profesionales o vinculados al mundo del toro para hacer valoraciones de temporadas pasadas, planteamientos de las siguientes o incluso homenajes a toda una vida vinculada al mundo del toro.
A pesar de ser atemporales, e incluso algunas entidades tienen fijadas sus fechas durante el año, lo más frecuente es que se aproveche el parón invernal para que el aficionado tome el contacto con ellos y así mantener la “alimentación taurina”.
Con el comienzo de los primeros festejos y ferias de la temporada, es el momento de realizar las primeras salidas y excursiones. En ocasiones movidas por un torero afín, por un cartel de interés o por el simple hecho de “pasar el día”, son habituales las salidas y viajes organizados. Dentro de este apartado de “viajes” podemos englobar las más que frecuentes visitas a ganaderías, donde se toma contacto con el toro en su hábitat natural e incluso a veces se pueden presenciar labores de tienta o saneamiento, sin duda algunas de las cosas más desconocidas del mundo del toro y que despiertan un gran interés por parte de cuantos lo conocen.
Las que poseen una mayor implicación y cuentan con la suerte de celebrar festejos taurinos en sus municipios, es habitual que participen de la organización de estos. Desde la presentación de los carteles, a su pegada, pasando por la difusión a través de sus canales oficiales en las redes o participando en ocasiones en venta de entradas.
Todo ello para llevar a cabo una temporada, en la que la intención principal de este asociacionismo, es el de crear afición y difundir la tauromaquia allá donde puedan, y aumentar en el número de asociados para llevar ligado este crecimiento a una mayor repercusión social y peso ante las instituciones.
Cuando se vislumbra el final de temporada, es tradición reunirse y valorar el año. Confraternizar con los demás socios y compartir jornadas de convivencia, donde es fácil encontrar desde unas migas en las asociaciones que optan por las jornadas camperas, a cenas exquisitas en las que optan por esta modalidad.
También es buen momento, para reconocer a los personajes o instituciones más destacados de la temporada o de las ferias de cada pueblo o ciudad, en función de la idiosincrasia de la entidad.
De esta manera, el tejido asociativo en nuestra provincia cuenta con estas organizaciones, que buscando fomentar la tauromaquia y la afición al mundo del toro, enriquecen nuestra sociedad aportando y difundiendo la cultura entre sus vecinos y allá donde desarrollan sus actividades.