scorecardresearch
Juan Ignacio de Mesa

Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Clima

17/10/2022

Vaya mesecito de octubre que llevamos. Sigue sin llover lo suficiente, la temperatura es veraniega. Puede que el debate sobre el cambio climático parta de cifras comparativas entre periodos más o menos largos, pero lo que tenemos ahora es una evidencia, llueve menos y tenemos temperaturas más altas de lo habitual.
Las cifras constatan que los niveles de CO2 han aumentado en más de un 30% en los últimos 60 años y que dicho aumento es debido a la quema masiva de petróleo, gas y carbón. Los expertos vinculan el cambio climático al aumento de niveles de CO2 , así que, cuanto más combustibles fósiles utilicemos, mayores concentraciones de CO2 tendremos y más cambios sufrirá nuestro clima. Cierto es que estos cambios no parece que vayan a tener efectos catastróficos a corto plazo, pero debemos pensar que, de momento, si nos vamos cargando el planeta no tenemos un Plan B que nos permita sustituirlo. Algunos expertos vaticinan que, en 2050, el escenario será preocupante, con aumentos de un 30% de incendios forestales, y con una drástica disminución de las lluvias, lo que para el sur de la Península Ibérica puede suponer un riesgo evidente de desertificación. Yo, por mi edad, es muy probable que no lo vea, pero me preocupo por la generación de mis hijas, de mis nietos y de todos los que vengan detrás.
Ante esto la pregunta que debemos hacernos es ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros para reducir las emisiones de CO2? El espectáculo que han dado unas militantes ecologistas arrojando latas de tomate sobre el cuadro Los Girasoles de Van Gogh, no creo que sea el procedimiento adecuado. Bueno es que nos concienciemos de que la media de emisiones de gases de efecto invernadero, por persona, en Europa, es de aproximadamente 7,9 toneladas por persona y año. La agenda 2030 indica que deberíamos reducir dichas emisiones a 2,5 toneladas/persona/año. Así que, pensemos como podemos utilizar menos energía en casa, como trasladarnos consumiendo menos combustible, que alternativas de sistema de calefacción podemos instalar que sea más eficiente y consuma menos. Puede que así, mejoremos nuestra economía, podamos sentirnos parte de la solución en vez del problema y daremos ejemplo a los que solo critican y no aportan soluciones.