"No he abusado de nadie"

EFE
-

Plácido Domingo admite ahora que no tiene miedo y que quiere limpiar su nombre después de ser acusado de agresión sexual, porque se siente «enojado y triste» con todo lo que ha pasado

El cantante no podrá actuar en algunas partes del mundo. - Foto: EFE

El cantante de ópera y director de orquesta Placido Domingo defendió ayer que nunca ha abusado sexualmente «de nadie» y rechazó las comparaciones con el productor cinematográfico Harvey Weinstein, calificándolas de «dolorosas».
«Después de enfermar de la COVID-19, me prometí a mí mismo que lucharía con todas mis fuerzas por la rehabilitación de mi nombre si me recuperaba. No he abusado de nadie. Lo repetiré mientras viva», explicó el español en una entrevista concedida al diario italiano La Repubblica.
Domingo recibió precisamente ayer el Premio Austríaco de Teatro Musical 2020 en el aeropuerto WA Amadeus de Salzburgo como reconocimiento a su trayectoria profesional. Tras las acusaciones de conducta sexual inapropiada, el cantante admitió que hoy es «una persona diferente» y que ya no tiene «miedo».
«Estoy enojado y deprimido, especialmente porque toda mi familia ha sido involucrada. El sufrimiento es enorme para todos. Es una situación terrible», apuntó, para luego lamentar la comparación con el productor cinematógrafico estadounidense bajo la etiqueta de El Weinstein del mundo de la ópera.
«Me duele que me describan así. Quienes escriben esto subestiman el sufrimiento que pueden causar», explicó. Además, Domingo indicó que, cuando echa la vista atrás, no ve «ningún delito» de su parte que pueda «haber dejado algún tipo de heridas abiertas».
«Si hubiera notado que había insultado a alguien, especialmente a una mujer, habría tratado de enmendarlo inmediatamente», señaló, tras aclarar que cualquiera que le conozca «sabe que la palabra abuso no es parte» de su idioma.
Así, aseveró que las acusaciones que ha recibido y el proceso mediático «han desestabilizado» a él y a toda su familia y le han hecho mucho más daño que el virus.
«Ahora solo puedo tomar conciencia de que no podré cantar en algunas partes del mundo como Estados Unidos y España y no por la decisión del público, que continúa incesantemente enviándome mensajes de solidaridad», añadió, explicando que, aunque la investigación realizada por la Ópera de Los Ángeles terminó sin nada real, «esto ha sido ignorado por la prensa».
También admitió que fue muy doloroso ser excluido del Teatro de la Zarzuela de Madrid y añadió: «Mis padres dedicaron su vida a la Zarzuela. Hay un escenario que lleva su nombre en ese teatro y allí en mayo habría cumplido 50 años desde mi debut en Madrid. Respeto las instituciones, pero esta decisión se basa en un malentendido».
En este contexto lamentó que «la primera consecuencia» del texto de disculpa emitido el 25 de febrero en EEUU fue que pocas horas después de ese comunicado, «el Ministro de Cultura de mi país tomó la decisión, junto con el presidente del Inaem (Instituto Nacional de Artes Escénicas y Música), de cancelar mi espectáculo en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, citando fuentes de prensa, sin pedirme aclaraciones y sin haber leído los documentos de AGMA (Sindicato de Artistas Musicales de EEUU».
Domingo aseguró que la notificación «se parecía a un mea culpa, se prestaba a esa interpretación», «pero sobre todo fue publicado fuera de contexto, sin especificar que estaba dentro de las solicitudes y conclusiones precisas de la investigación promovida por AGMA».

 

Presunción de inocencia

Sin embargo, las autoridades españolas insistieron en que «cuando se cometen actos graves y se asumen, eso tiene consecuencias en la vida publica y social», explicó el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, sobre una posible vuelta del tenor a espectáculos organizados por el Inaem.
«Tomamos una decisión en su momento vinculada a una declaración del propio Plácido Domingo. De hecho, hasta ese momento no había habido ningún problema en cuanto a su presencia, porque además en este país y en cualquier Estado de derecho rige la presunción de inocencia siempre», señaló.
En este sentido, el ministro recordó cómo Domingo «dice en un momento que hizo daño a una serie de mujeres, que les pide perdón y que asume responsabilidades». «En ese contexto, entendimos con la directora del Inaem que no era razonable en ese momento su presencia y formaba parte de esa asunción de responsabilidad que él mismo había aceptado», concluyó.