«Page habla de Cospedal; yo no lo haré de Moltó»

Nani García
-
Francisco Núñez, candidato del PP a la Presidencia de Castilla-La Mancha. - Foto: Javier Pozo

Nació en Almansa el 13 de marzo de 1982, es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid y empezó en política desde las filas de Nuevas Generaciones. Entre 2011 y 2018 fue alcalde de su localidad de nacimiento

Paco Núñez se ha criado entre fogones, tras la barra del bar que sus padres regentaban en su localidad de nacimiento, Almansa, y eso se nota en el trato directo. Núñez ha demostrado, desde que empezó en política, que le gusta la cercanía y el ‘tú a tú’, llegando a manifestar que delega menos de lo que debería porque le gusta «tener la información de primera mano, opinar, poder participar de las decisiones y poder ayudar». Núñez desgranó parte de su programa electoral y avanzó que, si se convierte en presidente de Castilla-La Mancha, gobernará de la mano de los castellano-manchegos.
No deja de recordar al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, todas las promesas incumplidas.
Son más de 1.500, de las que cerca de 700 tienen un carácter sectorial y otras tantas con carácter local, no hay pueblo en el Emiliano García-Page no haya prometido un colegio, un hospital, un centro de salud, un pabellón polideportivo o una piscina cubierta. La realidad es que no ha hecho ninguna, ha estado engañando e incumpliendo su palabra continuamente.
El pasado lunes se celebraba un debate a cinco en la televisión pública, ¿qué balance hace del mismo?
Creo que el debate fue por buenos cauces porque pudimos demostrar todos lo que ofrecemos a la región. Quedó claro que hay un proyecto agotado, cansado, que ya está a la deriva y alejado de la realidad, que es el de Emiliano García-Page. Quedó claro que no ha cumplido su palabra durante estos cuatro años, que está prometiendo lo mismo ahora que entonces y que su nivel de tratar de engañar a los castellano-manchegos llegó a unos límites que no son tolerables.
Hay asuntos como la política del agua, donde adquiere el compromiso con Castilla-La Mancha y lo firma, donde dice que su política estructural en la próxima legislatura será el fin del trasvase, y anuncia que viene Pedro Sánchez y que le va a decir que no haya más trasvases y luego va al mitin y no tiene valor porque se asusta delante de sus jefes. Alguien que se asusta delante de su jefe y no defiende a Castilla- La Mancha por delante de su partido no merece ser presidente. Quedó claro que está cansado, agotado y que su proyecto político ha llegado al final.
Además, quedó claro que hay un alternativa de gobierno, que esta tierra puede ir a la vanguardia, de generar empleo, de generar oportunidades, de proteger mejor a las personas que lo necesitan, de ayudar a nuestros jóvenes, de fijar población, de ayudar a nuestros agricultores y ganaderos y de crear una política cultural, turística y deportiva diferente.
¿Cree que sirvió para que se decidieran los votantes indecisos?
Creo humildemente que pudimos trasladar esa ilusión por la región a los castellano-manchegos y, sobre todo, pudo quedar en evidencia la incapacidad de Emiliano García-Page de continuar con su proyecto político en esta región.
¿Qué le tiene que decir a Page cuando le recuerda el Gobierno de María Dolores Cospedal señalando que todo fue peor en esos cuatro años?
Pero es que Page es el presidente de Castilla-La Mancha actual y tendría que haber explicado cuál ha sido su gestión en los últimos cuatro años y qué quiere hacer en los cuatro siguientes. No obstante, ha quedado claro que Page ni puede explicar su gestión de estos cuatros años ni puede ofrecer un proyecto alternativo para los próximos cuatro. Y lo que es más triste, que no conoce su región, dice que no hay gente esperando para ser atendida en la Sanidad pública, que las listas de espera son fantásticas y que todo va como la seda. ¿Y la gente que está esperando una operación, una consulta o una prueba diagnóstica y lo sufre? Cuando oigan a Page dirán cómo puede decir este señor esto.
Tampoco conoce lo que pasa en nuestro campo, dice que la agricultura y la ganadería va mejor que nunca y nuestros agricultores y ganaderos están abandonados por su gobierno. Page dice que el empleo es fantástico en Castilla-La Mancha y hay 170.000 personas paradas, dice que los jóvenes tienen oportunidades de empleo y hay un 40% de paro juvenil. O miente o no conoce la realidad de la región y, en cualquiera de los dos casos, no merece ser presidente de la región.
Page ha manifestado que Paco Núñez no quiere que aparezca el nombre de Cospedal en esta campaña, señalando incluso que expresidentes socialistas como Bono o Barreda son bienvenidos a cualquier acto del PSOE pero la expresidenta ‘popular’ no a los suyos.
Yo es que hablo de futuro y del proyecto que he creado de la mano de 300 asociaciones y colectivos de Castilla-La Mancha, que han sido quienes han redactado el programa electoral y es a ellos a los que les doy el protagonismo de la campaña y a los 919 candidatos municipales que están liderando el proyecto político en cada uno de sus municipios, esa es nuestra fuerza, el municipalismo y el contrato firmado con la sociedad. Page habla del pasado, pero yo no voy a hablar de Moltó ni de las facturas en los cajones ni de tantas otras cosas que han sido noticia para mal en Castilla-La Mancha.
¿Qué sensaciones percibe en esta campaña electoral?
Yo soy Paco y he sido Paco cuando estaba en el bar, cuando estaba en la Universidad y cuando he sido alcalde. Soy Paco ahora y lo seguiré siendo mañana si soy presidente. Yo soy como soy y me considero una persona honesta, que cumple lo que promete, cercana, empática, que le gusta ponerse en la piel del otro para saber cuándo sufre y por qué sufre. Trato siempre de ayudar a los demás. He aprendido del trabajo en el bar de mis padres que el esfuerzo, la intensidad en el trabajo, la honestidad y la honradez son la base en la que se construye la vida. La familia es la estructura básica en la que te fortaleces y apoyarte en tus amigos es lo que siempre te va a garantizar el éxito. He sido así y voy a seguir siendo así, y estoy afrontando la campaña con la naturalidad que se puede apreciar porque no concibo otra forma de hacer política. Concibo la política como una herramienta para mejorar la vida de las personas y lo primero que hay que tener para poder ser una buena herramienta política desde el liderazgo de una administración es ser buena persona.
Las últimas encuestas dan como vencedor al PSOE en Castilla-La Mancha, ¿cuál es su opinión?
Estoy convencido de que vamos a ganar las elecciones el domingo, vamos a recibir el apoyo de los castellano-manchegos, que son conscientes de que el proyecto de Page está agotado y ha finalizado. Ahora toca un proyecto de ilusión, compromiso y futuro que encabezo yo.
Las mayorías absolutas son cada vez más complicadas, ¿con quién estaría dispuesto a pactar?
Lo que tengo claro es con quien no voy a pactar, y no lo voy hacer con los que se han sentado con los que quieren romper España, como es el vicepresidente del Gobierno de Page, ni lo voy a hacer con quien se ha subido a un escenario a aplaudir a una mujer vejada por su religión. A partir de ahí, tengo un acuerdo con 300 asociaciones y colectivos de Castilla-La Mancha y lo que quiero es desarrollar ese acuerdo de gobierno con ellos y de su mano. Vamos a ver qué dicen las urnas el próximo domingo y, a partir de ahí, podremos decidir.
¿Sería posible un pacto a la andaluza, entre PP, Ciudadanos y Vox?
Sería posible cualquier tipo de acuerdo que garantice que se puede desarrollar el programa electoral que han redactado los castellano-manchegos.
¿Cuáles son sus principales retos?
Que esta tierra sea vanguardia, modernidad, esperanza, futuro y que Castilla-La Mancha esté orgullosa de serlo y presuma de serlo, que mejore y crezca. En lugar de que un castellano-manchego mire con envidia a una comunidad vecina que una comunidad vecina mire a Castilla-La Mancha con envidia, y digan que quieren vivir en esta tierra.
¿Cuál será la primera medida que pondrá en marcha si se convierte en presidente de la región?
El mayor drama que afecta a esta región son las listas de espera y la primera medida será dotar a la Sanidad pública del dinero suficiente para poder reducir las listas de espera al 50% antes de Navidad.
¿Y la segunda medida?
Aplicar una bajada generalizada de impuestos para fortalecer la competitividad de nuestras empresas, para que puedan llegar a fin de mes nuestros autónomos y para garantizar que las pymes, los agricultores y los ganaderos tienen mayor solvencia económica. En definitiva, poner más dinero en manos de las personas y menos dinero en manos del Gobierno.
En materia sanitaria, además de esa primera medida, ¿en qué sentido pretende avanzar?
Hay que recuperar la carrera profesional sanitaria y hacer un plan de consolidación extraordinario para los interinos para poder dar estabilidad a los profesionales (médicos, enfermeros, celadores, fisioterapeutas, farmacéuticos, transporte sanitario, etc), a todos aquellos que sufren la nefasta gestión de Emiliano García-Page. Hay que focalizar en ellos el esfuerzo.
Asimismo, hay que prestar especial atención a la Primaria, que requiere de los 10 minutos que están pidiendo por paciente, de mejorar la capacidad de consulta y de prueba diagnóstica y de menos burocracia y más sanidad. También hay que recuperar el convenio sanitario con Madrid para poder beneficiarnos de la Sanidad pública de otras comunidades autónomas.
¿Y en política fiscal?
Tengo claro que hay que bajar los impuestos, mientras que Page los subió al 93% de los castellano-manchegos. Hay que eliminar el impuesto de sucesiones y donaciones, el de actos jurídicos documentados y el de Patrimonio, reducir el tramo autonómico del diesel hasta su eliminación, bajar el IRPF y pelear por que se baje el impuesto de Sociedades.
Por ejemplo, proponemos que los autónomos puedan deducirse hasta un 30% en la cuota de autónomos e IRPF, es decir, que se puedan ahorrar hasta 1.000 euros al año. Y que los autónomos que acaban de llegar al mercado laboral que no tengan que pagar la cuota durante los dos primeros años y que, en los dos siguientes, paguen 50 euros, y que esta medida se extienda seis meses más si eres del mundo rural. Hablamos de poca fiscalidad para que haya más dinero en el bolsillo y haya más libertad para gastar.
¿Qué direcciones hay que seguir para mejorar el desarrollo industrial en la región?
Hay tres direcciones en el sector industrial que hay que explorar. Hay que mejorar la industria agroalimentaria de Castilla-La Mancha eliminando impuestos, favoreciendo la tramitación burocrática y modificando la ley de medio ambiente y la ley de suelo. Producimos grandes productos en nuestro campo y hay que saber transformar ese producto en industria agroalimentaria para adquirir valor añadido. Hay que invertir más en este sector para que se fije población y hay que reindustrializar zonas que han quedado deprimidas con una ley de desarrollo industrial.
Además, hay que aprovechar la logística. El Henares y La Sagra son dos puntos de logística fundamentales en nuestra región y hay que extender la logística desde la A-5 a Talavera de la Reina, en el entorno de La Mancha con la plataforma de Alcázar de San Juan y mirar al Este para aprovechar el Corredor del Mediterráneo en la comarca de Almansa.
Mucho se habla de agua en Castilla-La Mancha, ¿cuál es la postura del Partido Popular?
Lo mismo que le propuse a Page hace seis meses, que saquemos la política de los temas del agua y que sean los técnicos y los profesionales en la materia (agricultores, ganaderos, regantes, pueblos ribereños, empresarios, etc) quienes lleguen a un acuerdo y decidan cómo debe ser la política hídrica en la región y cuál tiene que ser la postura que defienda esta región. A partir de ahí, los políticos asumiremos la postura y la defenderemos. Se trata de crear la mesa del agua sin políticos y que nos digan la postura que tenemos que defender en el Pacto Nacional del Agua en Madrid.
Ha dicho en varias ocasiones que no le gusta delegar y que prefiere hablar directamente, por ejemplo, con alcaldes, ¿cómo lo hará si se convierte en presidente?
Reconozco que soy de trato muy directo y eso hace que no delegues todo lo que deberías, pero es que no puedo evitar el querer estar encima de los temas y querer hablar con el alcalde, el agricultor, el empresario, etc. Me gusta tener la información de primera mano, opinar y poder participar de las decisiones y poder ayudar. Si soy presidente de Castilla-La Mancha intentaré crear los mecanismos adecuados para poder escuchar a todo el mundo, y habrá que hacerlo a base de muchas horas, mucho viaje y mucho trabajo.
¿Qué medidas que desarrolló como alcalde de Almansa pretende trasladar a la región?
Trasladaré, sobre todo, el modelo, el gobernar de la mano de las personas. Que cuando quieras hacer política empresarial hables con los empresarios e incluso delegues en ellos la acción política y que cuando quieras generar política cultural lo hagas de la mano de asociaciones culturales. Esa forma de gobernar en la que implicas a la sociedad para que participe del gobierno en cuanto a decisiones y organización hace que sea más rico y más verdad.
¿Cuáles son las aficiones de Paco Núñez?
Soy un enamorado de dos cosas, de viajar y de comer. Viajar no lo hago tanto como me gustaría, pero me encanta. El comer implica, además, cocinar, me encanta hacer cualquier tipo de comida y después disfrutarla.