Condenados con un penalti (1-0)

ADG
-

El cuadro rojillo vuelve de vacío de su primera salida del curso a Marchamalo al caer con una pena máxima tras la roja a Juli Cacho

Condenados con un penalti (0-1)

Las decisiones arbitrales jugaron en contra del Villacañas, que salió derrotado por la mínima de La Solana ante el Marchamalo. Con el partido nivelado, el colegiado mostró dos tarjetas amarillas a Juli Cacho por cortar sendos avances de su rival en solo dos minutos. Instantes después, señalaba penalti en un encontronazo entre Ponce y un defensa. El gol de Illana, desde los once metros, supuso el 1-0 con el que el cuadro preparado por Fernando Lominchar zanjó la primera salida de la temporada, a pesar de que disfrutó de buenas ocasiones en el tramo final para igualar.
Fue el conjunto local el que buscó con más ahínco la portería contraria en el arranque de la contienda. Suyas correspondieron las primeras oportunidades. Un cabezazo de Illana y un disparo escorado de Braun. La réplica visitante llegó en dos intentos que se toparon con la madera. En primero, tras un tiro de David Carballo que sorprendió a Jony. El segundo, en una pillería, en la que jugó rápido una falta. El remate de Álex González dio en el larguero.
Después de esos 20 minutos más intensos el encuentro se apagó y tan solo un disparo de David Carballo, muy incisivo por la banda izquierda, pudo haber desnivelado el marcador.
El paso por los vestuarios sentó bien a ambos equipos pues los salieron a la segunda mitad más decididos a buscar la portería rival. El partido se agitó aún más con la entrada de Ponce y Armoa en el Marchamalo, y se endureció tras la expulsión de Juli Cacho.
En la siguiente acción, Ponce se internó en el área y fue derribado, sin embargo el colegiado no consideró que fuese penalti. Sí lo hizo en el saque de esquina posterior al señalar un encontronazo entre el propio Ponce y un defensor visitante. El responsable de lanzar desde los once metros fue el capitán local, Illana, quien no perdonó con el disparo y estableció el 1-0. Para ese entonces el partido se había enrarecido. El Villacañas protestó también un posible penalti por manos de Peñalbo en los últimos compases de la contienda. Incluso David Carballo, en una de las últimas acciones del partido, gozó de la oportunidad para empatar el partido, pero remató desviado.