Los coches circulaban a una velocidad «no reglamentaria»

Redacción
-

Es la conclusión preliminar de los agentes del equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico de la Guardia Civil que ayer analizaron en Ávila el lugar del atropello del joven toledano

Los coches circulaban a una velocidad «no reglamentaria» - Foto: Isabel García

Un equipo de reconstrucción de Accidentes de Tráfico de la Guardia Civil,  con sede en Madrid, realizó durante la mañana de ayer las pruebas pertinentes para afrontar la reconstrucción del atropello que acabó con la vida  del joven toledano de 20 años, José Echevarría, estudiante de Enfermería en la Universidad Católica de Ávila, en un paso de peatones de la calle Capitán Peñas, en la madrugada del pasado día 6 de octubre.
El informe del equipo de la Guardia Civil de Tráfico fue encargado por el juez de Instrucción encargado del caso, a petición del Ministerio Fiscal.
Según ha podido saber este periódico, una conclusión preliminar de los agentes pone de manifiesto que los dos vehículos que participaron en el atropello circulaban a «una velocidad no reglamentaria; esto es, superior a los 50 kilómetros por hora, en una calle estrecha y de un solo sentido». El resto de las circunstancias en las que se produjo el atropello deberán ser estudiadas por los agentes de la Benemérita en las pruebas que recabaron a pie de calle en la mañana de ayer, señalaron las  mismas fuentes consultadas por este periódico. En las labores de investigación también colaboraron en la mañana de ayer agentes del Grupo de Atestados de la Policía Local de Ávila. Esta investigación obligó a cortar al tráfico rodado durante más de una hora  la calle Capitán Peñas, y las adyacentes que acceden a la misma y que desembocan en el punto donde se produjo el trágico atropello. ESte tiempo fue utilizado por los agentes para la realización de las pruebas necesarias a fin de el confeccionar el estudio requerido por el juez que instruye este caso.
Los dos conductores de los vehículos implicados, que se encuentran en prisión preventiva, se habían dado a la fuga en la noche de los hechos,aunque al final optaron por entregarse voluntariamente a la policía, una vez que habían sido identificados por los agentes en la investigación que se abrió a raíz del atropello mortal. A través de las investigaciones se consiguió localizar en primer lugar a uno de los vehículos al día siguiente del atropello, miengtras que el segundo fue encontrado unos días después.  
Equipo. El Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil, está considerado como la élite de la investigación de siniestros en carretera en España. Sus miembros conforman dos unidades, una situada en Mérida, que nació en 1998 (a la que se denomina DIRAT), la segunda es la de Madrid, que comenzó a trabajar en el año 2003. El equipo que se desplazó ayer hasta Ávila pertenece a la segunda. Los datos recabados durante la mañana de ayer en Ávila los agentes los introducen en un programa informático PC-Crass, una herramienta de simulación de trayectoria y simulación 3-D, que permite obtener análisis impecables de una amplia variedad de colisiones e incidentes de vehículos.  En función de las características del siniestro, complejidad o trascendencia social del caso o a petición de los equipos de atestados o también de un juez, este equipo de investigación ha prestado servicios en casos muy complejos y en algunos famosos, como el protagonizado por el bailaor Farruquito o en el que se vio involucrado el torero Ortega Cano en el año 2001.