Cs tendría la llave tras un 10-N municipal

F. Rodríguez
-

El PSOE sería el gran damnificado con los últimos resultados electorales, ya que perdería 4 concejales. Vox ganaría 3 ediles y se colocaría con 5, mientras que PP y Podemos subirían uno y CS, que restaría uno, tendría la clave para decidir Alcaldía

Cs tendría la llave tras un 10-N municipal

No es el mismo escenario ni son los mismos protagonistas. Extrapolar los resultados de las últimas elecciones generales con las municipales del pasado 26 de mayo solo es un ejercicio de análisis político, una curiosidad estadística que sin embargo todos los partidos tienen en consideración y que estudian con lupa. La politología manda y el paso por las urnas de los toledanos deja algunas curiosidades dignas de ser destacadas.
Y es que, en el terreno de la ‘política ficción’, los 46.917 votantes de la capital de Castilla-La Mancha que acudieron el pasado domingo a las urnas dejarían un panorama municipal muy distinto al actual.
 El Partido Socialista volvería a ganar las elecciones merced a sus 13.710 apoyos, pero esta vez la distancia con su más inmediato perseguidor no sería de más de 3.000 votos, sino de 647 papeletas.
Traducido al sistema de reparto de concejales, teniendo en cuenta que el Ayuntamiento de Toledo cuenta con 25 actas de ediles y que se ha producido 442 votos en blanco, el PSOE de Milagros Tolón se quedaría con 8 concejales, 4 menos que en la actualidad.
Por su parte, el Partido Popular, con 13.063 votos, pasaría a sumar un edil más que en las municipales. Los 7 concejales ‘populares’ se quedarían muy cerca de empatar con el PSOE, y abrirían la puerta a un juego de negociaciones impensable hace unos meses.
La subida de ediles no solo beneficia al PP, ya que UI-Podemos también mejoraría en uno su paso por las urnas y, en una posición destacada, se encontraría Vox, que ampliaría su renta en tres nuevos concejales hasta alcanzar los 5 y convertirse en la tercera fuerza política del municipio. Eso sin tener en cuenta alguna fuga, como la que se produjo del concejal Luis Miguel Nuñez, claro está.
El aumento del partido de Santiago Abascal en la ciudad le serviría para poder negociar con el PP, pero ambos sumarían 12 concejales, a un paso de la mayoría absoluta. El PSOE, por su parte, necesitaría del apoyo de IU-Podemos, pero su confluencia les daría únicamente 11ediles.
Curiosidades del destino, la clave estaría en el gran perdedor de las últimas elecciones. Ciudadanos, el partido fundado por el ya retirado de la vida política Albert Rivera, sería con los últimos resultados decisivo en la configuración del Ayuntamiento. En Toledo, la formación naranja que lidera Esteban Paños perdería un concejal con respecto a las últimas municipales, pero sus dos ediles serían determinantes para formar gobierno. Su apoyo a uno y otro bando, PSOE-IU o PP-Vox terminaría por desbloquear la Alcaldía, así como su abstención ante una proclamación del candidato ‘popular’ (Claudia Alonso, en este caso).
La tendencia de los pactos antes del 10-N marcaba que Ciudadanos terminaba alineándose con PP y Vox para sacar al PSOE de las administraciones, aunque en Toledo estaría por ver qué decisión pesa más. Esteban Paños, el actual portavoz del Cs en el Ayuntamiento, se ha caracterizado en toda la pasada legislatura en lograr acuerdos con todos los partidos políticos, un clima de entendimiento que podría aprovechar Milagros Tolón.
Con todo, ironías de la vida, la desgracia se tornaría virtud para Ciudadanos en el Ayuntamiento de Toledo con una proceso electoral idéntico al 10-N. El antiguo partido de Rivera ha sacado peores resultados en todos los barrios de la ciudad que Paños en las municipales, a excepción de Santa Bárbara, en donde cosecha 64 nuevos votos.
Por lo demás, sus resultados, aunque ligeramente inferiores, serían los más parecidos a los cosechados en las generales. Está visto que, en los tiempos del análisis político, el que no se consuela es porque no quiere.