El particular Parnaso de María Antonia Ricas

ADM / TOLEDO
-

La escritora toledana presentó en el Centro Cultural San Clemente su libro Cuando sonríen, ilustrado con acuarelas de José Antonio G. Villarrubia. El acto contó con la presencia de la alcaldesa y del director de la Real Academia toledana

El particular Parnaso de María Antonia Ricas - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El Centro Cultural San Clemente acogió la presentación de Cuando sonríen, el último libro de la escritora María Antonia Ricas, publicado por la editorial CELYA. Este, indican, «habla de los dioses y los hombres; del temor de estos y cómo se sienten seducidos aquellos cuando contemplan los gestos de los mortales. El libro habla de la sonrisa divina, a medio camino entre la indiferencia y la cercanía, entre el desprecio y la consideración. Y habla, sobre todo, de la fragilidad humana, del instante en el que todo puede cambiar para siempre».
La autora toledana se adentra con su nuevo trabajo en un personal simbolismo, formado por una buena selección de lecturas sobre lo divino, desde Roberto Calasso hasta Jean-Pierre Vernant, y por una serie de referentes connaturales a la tradición mediterránea, desde los frutos -uvas, higos, granadas, como el fruto que negó a Perséfone su regreso al mundo de los vivos- hasta las piedras. Éstas, particularmente, como si del antiguo lapidario de Plinio el Viejo se tratase, cobran un especial significado y así lo señaló la escritora durante la presentación.
Pompeya, Sicilia o la costa mediterránea del antiguo Egipto, con su colección de máscaras de Al-Fayún (un amplio conjunto de representaciones funerarias de la época helenística que aún hoy, más de dos mil años después, siguen seduciendo la mirada del espectador), son así mismo referentes de Cuando sonríen.
«Es un libro que habla de los dioses pero no habla de los mitos», precisó Ricas. «Me interesa cómo los dioses tienen el poder de que todo cambie en un instante para los simples humanos, esa sensación de instante, de fugacidad. La lejanía de los dioses nos llena de aflicción, pero, sin embargo, su proximidad acaba provocándonos temor».
El acto, en cuya mesa estuvo la autora junto al editor de CELYA, Joan Gonper, y al autor de las ilustraciones que acompañan a la magnífica edición, obra del pintor José Antonio G. Villarrubia, contó con la asistencia de la alcaldesa, Milagros Tolón, y del concejal de Cultura, Teo García. Acompañaron también a la autora el director de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, Jesús Carrobles, y representantes de la cultura y la investigación como Jesús Pino, Mariano García Ruipérez, Alicia Arellano y Enrique Sánchez Lubián, entre otros.
Profesora con amplia experiencia en el mundo de la comunicación literaria, María Antonia Ricas es codirectora de la revista Hermes y de la colección de poesía ‘Ulises’. Cuenta con una veintena de ediciones poéticas, varias de ellas publicadas por CELYA, como Conectada (2012), El Cretense (2013), Salir de un Hopper (2016) e Invisible en la piedra (2018). Colaboradora de diversos medios de comunicación e iniciativas culturales, a finales del año pasado fue nombrada Hija predilecta de la ciudad de Toledo.