La ANVAC ve «desproporcionado» el dispositivo policial

F. J. R.
-

La asociación de víctimas por coronavirus colocó ayer 60.000 banderas de España en Recaredo «en una zona no transitable para luego retirarlas» y no entiende la «hostilidad» del Ayuntamiento de Toledo por impedirlo con 7 coches patrulla y 20 policías

El paseo de Recaredo amaneció ayer plagado de banderas de España. La intención de los organizadores de esta iniciativa era colocar 60.000 banderitas en recuerdo de las víctimas de coronavirus que ellos mismos estiman que ha habido ya en España. Se trataba de la Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por Coronavirus (ANVAC), que tras llevar a cabo este homenaje en Madrid, Valencia, Sevilla y Murcia, ahora había elegido Toledo como escenario.
Eran poco menos de las 5:30 de la madrugada de ayer cuando un grupo de voluntarios de la asociación comenzó a plantar las banderas de España en la zona de césped al comienzo del paseo de Recaredo. Llevaban la mitad del trabajo cuando, aproximadamente media hora después, comenzaban a llegar al lugar coches de policía. Desde la asociación contaron siete, y al menos unos veinte policías locales.
«No entendemos la postura del Ayuntamiento de Toledo. Creemos que han tenido una respuesta policial desproporcionada», afirma Jaime Sánchez, presidente de la Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por Coronavirus, que ayer se desplazó hasta Toledo para el homenaje frustrado.
La ANVAC ve «desproporcionado» el dispositivo policialLa ANVAC ve «desproporcionado» el dispositivo policial«Entiendo que los policías cumplían órdenes, pero nos han llegado a decir que tenían órdenes expresas de que el acto de homenaje no se celebrara a toda costa. ¿Siete coches y 20 agentes? Me parece demasiado. Nos han dicho que si no desistíamos nos detenían por un delito de desobediencia, llegándonos a decir que nos quedamos hasta el lunes en el calabozo porque no había juez. Después de hablarlo tranquilamente hemos decidido no tener conflicto», comenta el presidente del ANVAC, que reconoce que no habían solicitado permiso a las autoridades, pero que en las otras ciudades donde lo han hecho tampoco y no sufrieron unas medidas y un dispositivo policial igual.
«Ocupamos zonas no transitables, dejamos las banderas allí un rato, se hace el homenaje y luego las quitamos. No hacemos ningún mal ni ningún desperfecto. No lo entiendo», se lamenta Jaime Sánchez, contrariado con que «hacer un homenaje a un terrorista sí se puede pero a las víctimas del coronavirus no».
Por ello, para la ANVAC, la actitud del Ayuntamiento de Toledo en el día de ayer tiene un claro componente ideológico contra un homenaje que, insisten, no lo tiene. «Esto no es un tema de derechas ni de izquierdas, es un homenaje. Nosotros no valoramos acciones políticas, pero ha habido desproporción», señala para añadir que «donde el Gobierno tiene sus colaboradores no quieren oír hablar de las víctimas», en una calara alusión a la alcaldesa socialista Milagros Tolón.
La ANVAC ve «desproporcionado» el dispositivo policialLa ANVAC ve «desproporcionado» el dispositivo policialAsí, desde la ANVAC lamentan lo sucedido y descartan volver a intentarlo, incluso con los permisos pertinentes. «Sabemos por la propia policía que otra asociación de víctimas del Covid lo ha pedido hasta en tres ocasiones y se lo han denegado, explica Jaime Sánchez contrariado con la situación.
Por su parte, el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, manifestó ayer a través de una nota de prensa que el Ayuntamiento de Toledo y su Policía Local «han hecho cumplir la legalidad a quienes no han solicitado permiso para llevar a cabo una manifestación pública, colocando elementos en la vía pública sin la preceptiva autorización municipal», ha explicado el concejal, quien ha recalcado que la Policía «tiene todo el apoyo del Gobierno local porque lo que ha defendido es el imperio de la ley».
El edil criticó a su vez la actitud de la portavoz del PP en el Consistorio, Claudia Alonso, quien instó a la alcaldesa a pedir perdón y depurar responsabilidades por «una decisión tan sectaria que ni alcaldes nacionalistas como el de Valencia se atrevieron a tomar».
Por último, desde Vox Toledo, su portavoz, María Ángeles Ramos, también ha criticado la retirada de las banderas y ha anunciado que pedirá la reprobación en el Pleno municipal del concejal de Seguridad.