scorecardresearch

Un día para agradecer el apoyo social

Jaime Galán
-

Down Toledo otorga seis reconocimientos sociales a personas y entidades colaboradoras del centro en el día a día. El acto estuvo repleto de emociones y abrazos bajo el lema 'Gracias por tanto'

Protagonistas del acto en la Sala Thalía.

Emotivo y risueño. La Sala Thalía del Centro Social de Santa María de Benquerencia fue la sede de un collage de emociones y agradecimientos a los gestos interpersonales que los integrantes de Down Toledo sienten y desprenden en su día a día. Con la sala a rebosar de público, la periodista Mar G. Illán dirigió un acto que produjo innumerables sonrisas, y alguna que otra lágrima, entre los asistentes. Una celebración que tuvo lugar para conmemorar el Día Mundial del Síndrome de Down, como cada 21 de marzo. Una efeméride que, por cierto, se celebra en este día debido a que este trastorno genético se da al producirse una copia extra del cromosoma 21, es decir, tres en vez de los dos habituales.

Los protagonistas del acto fueron David y Rebeca. Dos chicos con discapacidad que acompañaron a la periodista a moderar la agenda marcada en el escenario. También estuvo con ellos José Fernando, un trabajador de Down Toledo que tradujo todos los discursos al lenguaje de signos. Él, natural de Perú, aprovechó el acto para agradecer la oportunidad que esta entidad le brindó dándole un trabajo nada más llegar a España. Y es que fue un día para agradecer. De hecho, el lema de la campaña para este año fue 'Gracias por tanto'. Mar G. Illán animó a todos los presentes a «dar más las gracias y a quejarse menos, porque es un hábito muy saludable». Tras estas reivindicaciones y mensajes en los que se pidió el apoyo de la sociedad para estos colectivos, desde Down Toledo se otorgaron seis reconocimientos sociales a personas anónimas por su colaboración en el día a día con personas con discapacidad, dirigidos algunos de los galardones a la Atención Temprana, al Servicio de Capacitación o a la Promoción por una Vivienda Independiente. 

Los premiados recibieron sus premios de la mano de aquellos a los que ayudan diariamente, protagonizando algunos momentos muy emotivos. Entre ellos fue el que protagonizaron César y Julián, un chico con síndrome de Down y uno de los galardonados, cuando el primero le leyó una dedicatoria personal para acabar enfundándose un fuerte abrazo «por las sonrisas que se dedican cada día».

La presidenta de Down Toledo, Trinidad Escobar, agradeció la presencia de las diferentes personalidades e instituciones, porque «la política no entiende de discapacidad, y por eso agradezco que estéis todos aquí». Escobar también quiso mandar un mensaje de apoyo a los afectados de la guerra en Ucrania y «a todas esas familias que tienen algún miembro con discapacidad y que por este motivo no han podido celebrar el Día Mundial del Síndrome de Down».