Cipriano clama por más empleo

J. Monroy
-

Cientos de personas acudieron este jueves al nuevo reparto del Amigo de los Pobres, que apuntó que el nuevo Gobierno debe crear más trabajo para acabar con la pobreza

Cipriano clama por más empleo - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Hasta cuatro mil bolsas de comida tenía preparadas este jueves el Socorro de los Pobres de Toledo para los cientos de personas que acudieron al reparto semanal. Fue una bolsa con dulces, aceite, azúcar, judías, garbanzos, lentejas, arroz, macarrones y leche. También se repartió mucha ropa. Los juguetes tendrán que esperara para el próximo reparto de diciembre.
Todos estos alimentos han llegado gracias a la solidaridad de los toledanos particulares y de varios empresarios y entidades (Cipriano se quiso acordar de De la Viuda, el Colegio de Médicos, Caja Rural, Soliss, Tello, Cotolma, institutos y colegios, además de lo que la ONG recoge en los supermercados). Así que el Amigo de los Pobre insistía una y otra vez en que es necesario que los empresarios hagan sus donaciones, «porque hay mucha necesidad». El problema evidente, se lamentaba Cipriano, es que no han empleo, y ante la necesidad, la gente se ve obligada a pedir ayuda. De ahí que, a su juicio, la prioridad que debe tener el nuevo Gobierno que salga el domingo de las hurnas tiene que ser la creación de trabajo, para que la gente tenga que comer. «La gente tiene que trabajar, porque la gente tiene que ganarse el sustento con el sudor de su frente, y si no trabajan, vinen a Cipriano», se lamentó. Así que hasta que la utopía de la eliminación de la pobreza sea una realidad, Cipriano seguirá haciendo aquello que empezó hace nada menos que siete décadas: pedir «a la gente que tiene dinero» por los que no tienen qué llevarse a la boca.
Más pobreza. «Porque aquí estamos -Cipriano recordaba que hasta treinta voluntarios le han ayudado en el reparto- haciendo todo los que podemos», apuntaba el Amigo de los Pobres, quien no obstante, se lamentaba, no va a poder hacer nada contra la otra pobreza que se avecina ahora con el frío, la pobreza energética.
Hasta el Socorro de los Pobres de Toledo se volvieron a acercar cientos de personas de todas las edades no solo de la ciudad, sino de varias localidades.