«Como se ha visto, sin investigación no hay futuro»

I.M.
-

Amaya Zalacain Aramburu, nueva vicerrectora de Investigación y Política Científica

«Como se ha visto sin investigación no hay futuro» - Foto: Rubén Serrallé

La  Universidad de Castilla-La Mancha cuenta desde hace unos días  con una nueva Vicerrectora de Investigación y Política Científica, Amaya  Zalacain  Aramburu. Catedrática de universidad desde octubre de 2019, esta  licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad de Autónoma de Madrid y profesora en  Agrónomos y Montes, Biotecnología y Farmacia, es  autora de más de 70 trabajos de investigación, así como ha participado en 22 proyectos de investigación, diez de ellos   europeos, ha dirigido seis tesis doctorales y actualmente está centrada en el estudio de las aplicaciones potenciales de los compuestos extraídos de la planta conocida como guayule. Previamente a este cargo «temporal», ha sido dentro del Vicerrectorado de Internacionalización y Formación Permanente coordinadora de Relaciones Internacionales en el campus y dentro del Vicerrectorado del que ahora  es su máxima representante, directora académica de la universidad. Asimismo desde hace unos años  coordina el Programa de Doctorado Interuniversitario en Enología, Viticultura y Sostenibilidad. 
¿Cuándo llega Amaya Zalacain Aramburu a la Universidad de Castilla-La Mancha? 
Llegué en junio de 1998 con mi incorporación al Grupo de Química Agrícola en  la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos, y ahora de Montes, con una beca de  
investigación que estaba asociada a un proyecto europeo para el aprovechamiento de la planta de  zumaque. Leí la tesis  en el 2001 y desde entonces he ido ocupando distintos puestos docentes siempre en la Escuela de Agrónomos y ahora en Biotecnología y en los últimos años, además, también en Farmacia en donde doy una asignatura en quinto curso. 
Acaba de ser  designada vicerrectora de Investigación y Política Científica. ¿Este ha sido su primer  nombramiento en la UCLM, o no?  
No, no ha sido el primero y de hecho del 2012 al 2018 fui coordinadora de Relaciones Internacionales en el campus de Albacete estando al cargo, entre otras cosas, de las becas erasmus, y  en septiembre del 2018  asumí la dirección académica del Vicerrectorado de Investigación y Política Científica de la Universidad de Castilla-La Mancha y hasta la fecha.

Pese  a esa coincidencia ¿se esperaba ser vicerrectora o, por contra, le pilló por sorpresa la llamada del rector Collado?  
Sé puede decir que para mí fue una sorpresa total. Ya sabemos que vivimos en una situación muy excepcional y también entiendo que en una situación normal no se hubiese producido mi nombramiento como vicerrectora de Investigación. Como todo el mundo sabe antes de llegar la pandemia se habían convocado las elecciones  a rector  y Julián Garde, entonces vicerrector de Investigación, dimitió del puesto para presentar su candidatura. El 6 de marzo me llamó Miguel Ángel para pedirme que transitoriamente ejerciese las funciones necesarias en el Vicerrectorado pero sin dejar de ser directora académica. 
Esto inicialmente no dejaba de ser una suplencia temporal  mientras llegaban las  elecciones previstas para abril pero, no obstante,  como esto se ha extendido  en el tiempo  y se desconoce cuando podrá reactivarse de nuevo el proceso electoral, el rector ha considerado que no podía  seguir haciendo las funciones de suplencia y hace una semana me designó. Además  estoy, además, muy agradecida por el  reconocimiento.  
¿Cuánto tiempo va a estar en este Vicerrectorado?  
Yo tengo claro que mi paso por el  Vicerrectorado es temporal hasta que se convoquen elecciones. Después de los comicios electorales el que salga elegido creará su equipo de dirección y elegirá a quien considere para llevar este Vicerrectorado. Estoy de forma transitoria.
Hasta que llegué ese momento, ¿cómo piensa compaginar esto con  la docencia?
Un cargo como éste tiene una reducción de carga docente, por lo que supuestamente voy a dar menos clases. No obstante,  por lo menos, en este primer cuatrimestre voy a tratar de mantener las asignaturas de las que soy responsable porque para mí el contacto con  los alumnos  es muy importante, da mucho sentido a  mi trabajo y te mantiene un poco en el suelo, por decirlo de alguna forma.

¿Qué tiene,  no obstante, qué decir de su antecesor,  de Julián Garde?  
En primer lugar que es compañero mío en la Escuela de Agrónomos y  en segundo lugar que es un  gran trabajador, una gran persona, un gran  investigador y un gran científico. En investigación en los últimos años la UCLM ha dado un avance importantísimo y el mérito es de Julián. Creo que ha sido el mejor vicerrector de Investigación que  he conocido, por su empuje y visión de futuro, por su defensa en la excelencia en la investigación y por la  creación de programas de financiación interna, de un plan propio en vigor desde el 2014. Pensado en las personas, entre otros, se ha podido contratar a 170 personas como personal investigador en formación y hemos conseguido retener a 20 doctores.
Visto lo visto, ¿cuál va a ser su cometido? ¿Seguir la línea de Garde?

Mi cometido va a ser tratar de dar seguimiento a todo lo que él ha conseguido de unos años acá sea en convocatorias, ayudas a grupos o la reparación de equipos, así como dar continuidad al  plan propio de investigación de la UCLM, a que no se pare.  Precisamente en esta semana la idea era  sacar dentro de ese plan propio la  resolución  definitiva para la financiación de 227 grupos de investigación  en la UCLM con un montante de dos millones de euros.  Hay que tener en cuenta  que en el  Vicerrectorado se gestionan muchísimas cosas. Hay convocatorias  públicas europeas, nacionales  y regionales para proyectos y de hecho en el 2019  se han gestionado 23 millones de euros entre las convocatorias europeas y nacional, además del plan propio que contaba con 11  millones de euros para gestionar en el 2019.  Garde ha creado un  buen engranaje pero también un buen equipo de trabajo.
¿Cómo está en estos momentos la investigación? ¿Cómo vicerrectora cómo la ve?  
No paramos. Lideramos los campos de veterinaria y de energía. Este liderazgo es nacional  gracias, entre otros, al trabajo del Cytema, del campus de excelencia internacional, y sus  buenos resultados. También un informe reciente del Observatorio Español de Investigación sitúa a la Universidad de Castilla-La Mancha en la sexta posición nacional en producción científica. Además, la investigación abarca los distintos campos y temáticas, o lo que es lo mismo, no se ciñe  exclusivamente a las Ciencias sino que abarca  a otras disciplinas como Letras o Humanidades.
¿Qué líneas centran la investigación actual?     
Quizás ahora en el contexto en el que estamos todo lo relacionado con las ciencias de la salud tiene que tomar más relevancia y sé considere un poco más. Una demostración de que no lo estamos haciendo tan mal es que durante esta pandemia uno de los primeros institutos que el Instituto de Salud Carlos III avaló para poder hacer las PCR fue el Centro Regional de Investigaciones Biomédicas de nuestra Universidad. Sólo había nuevo y uno de ellos precisamente éramos nosotros. En realidad dentro de la UCLM hay tres centros acreditados que pueden hacer estos ensayos. 
Lo cual, cabe igualmente decir, que sólo es posible con una investigación puntera y de rápida reacción a  las necesidades que nos están demandando sea tanto para hacer los test como las pantallas de protección a los sanitarios que se están haciendo en impresión 3D o la fabricación de hidrogeles. La verdad es que los investigadores están a la vanguardia de conocimiento.
¿Qué papel juega entonces la universidad  en la investigación y a la inversa?    
La Universidad  está al servicio de la sociedad. Una universidad  de calidad debe de investigar y mucho,  algo que, por otra parte, también se nota en la docencia. Luego está la transferencia, la innovación, es decir, hay que innovar primero y transferir después todo lo que investigamos a la sociedad. Nosotros recibimos unos fondos públicos y tenemos que dar una respuesta, o lo que es lo mismo, la sociedad  tiene que saber en que se está invirtiendo,  por lo que también tenemos que saber comunicar y demostrar lo resultado que vamos obteniendo a través de los proyectos. La Universidad está al servicio de la sociedad preparando a las personas para el mundo laboral, innovando con transferencia e investigando. 
Como se ha visto en estas últimas semana, sin una investigación no hay futuro. No vamos a poder salir de muchos de los problemas que están surgiendo. 
¿Cuántos investigadores,  no obstante, hay en el campus y en la Universidad regional?  
Hay 1.730 investigadores doctores Esta cifra es para toda la UCLM.  Asimismo con fecha 2019 se han leído 124 tesis doctorales, se han publicado 285 capítulos de libro y hemos conseguido 445 proyectos. 
¿Considera qué hay muchos o, por el contrario, son pocos?    
Muchos no hay, además de que con estos planes propios de investigación uno de  lo que se busca es tratar de retener a la gente en nuestra comunidad, o lo que es  lo mismo, que no se vaya fuera y para ello hay que incentivarlos. 
Hay muchísimas cosas que se podrían hacer pero desgraciadamente por falta de dinero no se pueden hacer. Faltan investigadores pero sobre todo falta financiación.
De todas  manera la investigación, ese gusanillo  investigador, se lleva dentro, otra cosa es que lo explotemos de una manera o de otra. Ser investigador es para siempre. 
¿Se investigan en todos los centros de campus?    
Un proyecto, por lo general, tiene una  duración de dos o tres años según se recoge en el plan nacional o regional, de manera que se termina uno y se coge el siguiente. Está el investigador principal  y el personal investigador que has contratado y la hay en todos las ramas de conocimiento, en todos los centros más allá de que tengan o no un laboratorio.