scorecardresearch

Un tesoro de cerámicas romanas bajo una churrería

J. Monroy
-

Caballero García explica el hallazgo en cinco metros cuadrados de suelo en cuesta de los Portugueses de un nivel de restos tardorromanos, entre ellos, mucha cerámica

Un tesoro de cerámicas romanas bajo una churrería

El entorno de la actual plaza de la Magdalena de Toledo pudo ser durante a finales del Imperio Romano una zona de tabernas y mesones, y al menos un importante local acabó quemado. Esta es la teoría sobre la que trabajan, con todas las cautelas oportunas, desde Novas Arqueología, después de encontrar cientos de cerámicas romanas en tan solo cinco metros cuadrados de suelo.

Así lo explicó ayer el director de la empresa, Rafael Caballero García, en la conferencia 'Arqueología en 5 m2. Cuesta de Portugueses: la tardoantigüedad en Toledo (siglos IV-V d.C.)', que desarrolló en el museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda, con motivo de la pieza del mes, organizada por la asociación Museo de Santa Cruz, ¡Vivo! y el propio museo.

Fue en 2012 cuando los arqueólogos  Elena Sánchez Peláez y Rafael Caballero García se encargaron de la supervisión de las obras de la tienda damasquinado Maldonado, entre la cuesta de Portugueses y la bajada del corral de Don Diego. El local se ampliaba con el espacio de la antigua churrería La Cebra. Y allí «al quitar suelo, nos salió prácticamente a ras unos niveles tardorromanos con cerámicas que hasta el momento prácticamente se desconocían en la ciudad de Toledo».

Un tesoro de cerámicas romanas bajo una churreríaUn tesoro de cerámicas romanas bajo una churreríaEntre 2012 y 2014, los arqueólogos sacaron ánforas del Mediterráneo oriental (zona de Éfeso, Líbano y Palestina). También encontraron cerámicas prácticamente completas de la zona sur gálica (Marsella) y ánforas béticas. Son, explicó Caballero García, «piezas desconocidas en Toledo, que te están hablando de que la ciudad al principio del siglo V era bastante potente económicamente, porque cualquiera no podía traer mercancías de extremo Oriente al centro peninsular». Las piezas son síntoma de un comercio importante con aquella zona del Mediterráneo.

A esta cerámica, que fue la protagonista de la charla, hay que sumar un colgante de pasta vitria con la loba capitolina, y un conjunto de ochenta monedas tardorramanas y alto imperiales. Todos estos restos se encontraron en cinco metros cuadrados y en algo más de un metro de profundidad. Además, bajo la tienda en sí apareció una cloaca, que podría ser tardorromana o altomedieval, todavía no está claro si del siglo V o X.

Las cerámicas se encuentran en el museo de Santa Cruz y todavía continúa su estudio. Novas Arqueología ya publicó en 2012 en un congreso internacional en Tarragona el hallazgo de las ánforas. Ahora también ha publicado la aparición de las dolias, tinajas romanas.

Un tesoro de cerámicas romanas bajo una churreríaUn tesoro de cerámicas romanas bajo una churreríaRomano desconocido. Caballero García explicó que el descubrimiento bajo la antigua churrería es una excepción en Toledo. En una ciudad por la que ha pasado tanta historia, es «muy raro» encontrar un nivel intacto de época romana; lo habitual es que civilizaciones posteriores excavaran, hicieran sótanos o aljibes.

En estos cinco metros cuadrados y poco más de un metro de profundidad había mucho carbón y ceniza, vigas prácticamente carbonizadas. Todo eso indica «que toda la zona de la plaza de la Magdalena debió de haber un gran incendio, no sabemos si del edificio o de la manzana». Tras la tragedia, se compactó el escombro y se construyó encima.

El planteamiento de Caballero García es que posiblemente en aquella zona habría tabernas o mesones. De ahí la cantidad de vajilla asociada al consumo de vino y comidas. Todo dicho con todas las salvaguardas, de momento, es un planteamiento hipotético.

Un tesoro de cerámicas romanas bajo una churreríaUn tesoro de cerámicas romanas bajo una churreríaEn la vitrina del museo de los Concilios va a estar durante un mes, como piezas destacadas, el mango de un cuchillo decorado, trabajado en hueso, la loba capitolina y una ánfora de Éfeso, entre otras piezas.

Un tesoro de cerámicas romanas bajo una churrería
Un tesoro de cerámicas romanas bajo una churrería