El 53% de las llamadas al 112 no son emergencias

M.G
-

La Junta cree necesario mantener campañas informativas para evitar que se llame «sin tener que hacerlo». El 112 recibió 1,5 millones de llamadas en 2018, unas 4.000 diarias

El 53% de las llamadas al 112 no son emergencias - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Tres cifras sencillas para no olvidar y un auricular que no descansa. El teléfono del servicio de emergencias 112 disfruta de una nota excelente, un 9, 3, un sobresaliente, según las últimas encuestas, que continua avalando la profesionalidad y el trabajo de la plantilla de la sala que recibe las llamadas y del grupo de emergencias que atiende accidentes, urgencias y cualquier otra situación extrema gracias a una buena coordinación.
Los alumnos del Colegio Tavera aprendieron ayer un poco más sobre el servicio de Emergencias 112 gracias a la charla ofrecida por los profesionales y la visita de un vehículo medicalizado estacionado en el patio del centro educativo para que los pequeños pudieran acercarse por turnos a conocer la tecnología, el aparataje y su funcionamiento en caso de emergencia. Esta campaña, impulsada por el Gobierno regional, ha recorrido ya una treintena de colegios en la región, en la que han participado más de 9.500 escolares.
La jornada de campaña contó también con la visita del consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, para acompañar a los profesionales y resaltar la valía de un servicio «que puede salvar muchas vidas».
El teléfono habilitado para las emergencias recibió el año pasado 1,5 millones de llamadas, «unas 4.000 diarias», subrayó el consejero, una cifra muy destacada que demuestra, entre otras cosas, el volumen de actividad del servicio. Si bien, Ruiz Molina apuntó que prácticamente la mitad, un 47% de las llamadas, «están relacionadas con las urgencias y las emergencias», con lo que considera necesario facilitar información a la ciudadanía y concienciar a los más jóvenes «del uso responsable» del 112.
En esta legislatura se ha marcado un objetivo prioritario, la reducción de llamadas al 112 que no estén relacionadas con el servicio en sí, ya que todavía hay numerosas personas que llaman «sin tener que hacerlo».
Ruiz Molina aprovechó para destacar el trabajo de los profesionales que cuentan desde hace poco con una nueva plataforma tecnológica «que favorece la coordinación de los grupos de actuación».