Mendigo toledano en Tavera, visto por Cánovas del Castillo

J. Monroy
-

El polifacético fotógrafo hizo a principios del siglo XX una de las postales más expresivas de la ciudad, este mendigo

Mendigo toledano en Tavera, visto por Cánovas del Castillo

No es normal que una postal recoja una expresión tan dura de la realidad de una ciudad como este Mendigo de Toledo, publicado por Hauser y Menet en 1901 a partir de una fotografía de Cánovas del Castillo (Dalton Kaulak). Se trata de un mendigo, sombrero en una mano y bastón en otra, apoyado sobre un pozo que Eduardo Sánchez Butragueño ha identificado en Toledo Olvidado como el de Tavera. Lo realmente estremecedor de esta imagen es la mirada del hombre y la expresión de su cara.
Cánovas del Castillo tiene un total de 21 postales de Toledo, publicadas entre 1901 y 1904 por los editores suizos afincados en Madrid Hauser y Menet. Destacan por la originalidad y profesionalidad, así como por sus escenas costumbristas. Estamos hablando del sobrino del presidente del Consejo de Ministros, que fue un gran fotógrafo de principios del siglo XX, además de pintor, editor, literato, periodista, empresario y político. También se le conoció como Dalton Káulak, o Káulak. Hizo 21 postales del Toledo a caballo entre dos siglos para los suizos, tomadas aproximadamente en 1900 o 1901. Algunas pertenecen a la ‘serie general’ que los editores comenzaron a publicar en 1897, en la que Toledo fue una de las ciudades más retratadas. Además, Cánovas del Castillo también incluyó a Toledo en las series específicas que desarrolló para Hauser y Menet. Así, las diez postales de la Serie T son de Toledo, además de otra de la D y otra más de la E, precisamente, esta del mendigo.
Reproducimos aquí la que se encuentra en el Archivo Municipal de Toledo, circulada el 29 de octubre de 1901 hacia Madrid. Tiene texto manuscrito en castellano en el anverso. Su sello de correos tiene la efigie de Alfonso XIII, tipo cadete, de diez céntimos.
Decir que la mendicidad no es precisamente un tema habitual en las tarjetas postales, aunque hay honorables excepciones. Destaca en España las muchas postales del Rey de los Gitanos, o Chorrojumo, como se le conoció en Granada. Fue una de las grandes figuras gitanas del Sacromonte y patriarca gitano entre finales del siglo XIX y principios del XX. El pintor Mariano Fortuny lo pintó disfrazado con un traje de gitano goyesco hacia 1868. A él le gustó el disfraz; y no solo eso, sino que además se autocalificó como ‘rey de los gitanos’. Se dedicó a ganarse la vida contando a los turistas historias sobre la Alhambra y dejándose fotografiar. También vendía postales con su retrato, vestido con atuendo tradicional.