scorecardresearch

«Toledo necesita una residencia universitaria»

M.G
-

El vicerrector de Internacionalización de la Universidad de Castilla-La Mancha avanza las novedades del nuevo curso, la oferta de estudios y otras cuestiones del campus de la Fábrica de Armas. Y opina sobre la necesidad de actuar en Vega Baja

«Toledo necesita una residencia universitaria» - Foto: David Pérez

Acaba de estrenarse el curso, con más de 5.800 alumnos y más de 50 grados. La Universidad de Castilla-La Mancha sigue creciendo...

Con el arranque del curso estamos contentos porque hay mucha actividad y estamos poniendo en marcha numerosos cursos. También estamos satisfechos por el número de alumnos, aunque no queremos quedarnos en cifras sino en el hecho de que la sociedad sigue demandando estudios superiores. Nuestras titulaciones son llamativas y ahora hay casi un 96% de todas las plazas ofertadas cubiertas, algo muy importante. 

El Campus de Toledo también está creciendo, con Ingeniería Aeroespacial y las nuevas titulaciones. Yel número de matriculaciones supera el número de plazas ofertadas. También se han puesto en marcha cuatro titulaciones de máster, aunque no se hable tanto de ellos como de los grados, uno de riesgos laborales on line, otro de Primaria bilingüe en Albacete, uno de Fisioterapia Neurológica en Toledo y un máster internacional de excelencia Erasmus Mundus, que es la primera vez que la universidad lo consigue. Además del incremento de estudiantes en las titulaciones de grado, los másteres también se van renovando. 

También se comenta desde hace tiempo el tirón que tienen los dobles grados de la UCLM.

En este caso, al tratarse de titulaciones dobles el alumno tiene que superar la nota de corte de cada una de las titulaciones y suelen ser estudiantes muy comprometidos. Son atractivas, pero también duras porque hay más carga de créditos. Aquí en Toledo tenemos ADE y Derecho y Derecho y Estudios Internacionales. Además, Estudios Internacionales tiene mucho éxito e incluso nos preguntan desde otras comunidades autónomas y otros países.

De cara al próximo año está previsto implantar el grado de Física en el Campus de Toledo. Imagino que la UCLManda ya de preparativos.

Sí. Habrá cuatro nuevos grados en la región (Matemáticas, Psicología, Ingeniería Biomédica y Física). Se han formado comisiones de profesores y de personal externo que llevan trabajando en la memoria desde el curso pasado. La intención es arrancar el curso que viene, pero tiene que aprobar la memoria la Agencia Nacional de Evaluación de Calidad de las Universidades y puede llegar a retrasarse. Nosotros estamos haciendo nuestro trabajo para poder llegar a tiempo. 

Cuando se tomó la decisión sobre esta titulación se tuvo en cuenta muchas variables, se estudió cuáles eran las titulaciones por las que los alumnos de la región se marchaban a otras universidades y las posibilidades de encontrar trabajo. 

Una novedad importante de cara a este curso es la vuelta por completo a la normalidad y sin restricciones sanitarias por la pandemia.

Todo el mundo está muy contento porque las clases se dan de otra manera, la interacción cara a cara es fundamental y mejora el conocimiento mutuo de profesores y alumnos. Aun así, todavía hay una parte que sigue llevando mascarillas y medidas de protección mayores porque son más vulnerables y porque hay mucho respeto al virus.

¿Qué supone que la UCLM esté entre las diez primeras universidades españolas en la clasificación Shanghai con carreras de Ciencias?

Estamos muy satisfechos con el trabajo de los investigadores, los profesores docentes y el personal de administración. Además, tenemos que seguir trabajando en esta línea. Los rankings hay que tomarlos con prudencia porque si una universidad no aparece un año no quiere decir que esté en declive, supone que han tenido más peso unos factores u otros. 

Se suele hablar mucho de las ramas científicas y ligadas a las ciencias, pero, ¿cómo andan de salud las carreras de letras en la UCLM?

Estamos bastante bien. En Toledo, por ejemplo, el grado de Humanidades suele llegar al 98% de ocupación siempre. Y este año en la Facultad de Letras de Ciudad Real la mayoría de sus grados también están completos. El interés por las letras sigue siendo elevado en la región y es muy satisfactorio ver que es así.

La pandemia ha traído oportunidades para la formación on line. ¿Avanzará la UCLM en la vía on line o mantendrá su carácter presencial como seña de identidad? 

La UCLM es presencial, se mantiene porque es su ser y de otra manera nos convertiríamos en una universidad a distancia. Eso no quiere decir que los alumnos que se encuentren en una situación complicada porque trabajan no se les ayude.

Se ha despertado de una manera rápida la enseñanza y gestión on line y crea muchas más oportunidades. Ya tenemos algunas titulaciones de máster que son on line y llegan a un público mayor. También es cierto que el formato on line se ha normalizado con una gran cantidad de plataformas y de aplicaciones que lo facilitan y ha supuesto un empujón fuerte en los proyectos de innovación y en otros de distintas áreas, como en Internacionalización. 

La situación económica en general no es muy halagüeña en estos momentos. ¿Cómo le afecta a la UCLM?

Tenemos la misma preocupación que todas las administraciones. La UCLM ya lo mostró desde marzo, desde que se empezaron a tomar medidas de contención energética cuando subieron las facturas de golpe. Cuando se vio que la energía seguiría subiendo se adaptó y fuimos unas de las primeras universidades que tomaron medidas más serias. 

De momento, la contención, el ahorro, el cierre de edificios administrativos en caso de que no sean necesarios, el teletrabajo en determinados casos ayudan para aprovechar esas oportunidades. Además, el Campus de Toledo tiene un gran potencial para ser eficiente y sostenible.

Se ha abierto ya el periodo de matrículas para los cursos de idiomas. ¿Tienen éxito?

Ofrecemos bastantes idiomas ,inglés, francés, alemán, italiano, japonés y chino a través del Instituto Confucio. La matrícula estará abierta hasta el 28 de septiembre. Además, hay oferta on line y están abiertos tanto a estudiantes como al público general. Incluso hay posibilidad de que los menores estudien chino. También ofrecemos certificaciones oficiales en todos los idiomas y otros certificados propios.

Se acaban de aprobar dos proyectos Erasmus Mundus para la UCLM. ¿En qué consisten?

El programa Erasmus se categoriza en varios niveles y se tratan de proyectos de excelencia. Cabe la posibilidad de diseñar un plan de estudios para un máster conjunto entre tres universidades o implantar uno de ellos. La UCLM ha planteado tres y los ha conseguido en los dos últimos años. En Toledo, arrancó un proyecto sobre envejecimiento activo el año pasado, otro ligado al Instituto de Recursos Cinegéticos, en Ciudad Real, y un tercero sobre turismo en la Facultad de Ciencias Sociales de Cuenca. La UCLM es coordinadora en estos tres proyectos de diseño de los másteres. 

Además, este año empieza el máster de Ingeniería y Bioproductos de Biomasa Sostenible, que se implantará en Ciudad Real, junto a dos universidades más, una de Polonia y otra de Finlandia, con una financiación de 4,5 millones de euros para seis años, pero casi todo el dinero se destinará a becas para los estudiantes que vendrán de 17 países.

También es necesario recordar que la convocatoria de movilidad internacional para los estudiantes que quieran moverse el próximo año saldrá a mediados de octubre.

Hay programas de intercambio universitario. ¿Cómo funcionan?

La movilidad es un factor clave para el departamento de Internacionalización de la UCLM y ahí se encuentran los programas Erasmus. Aun así, también existen otros programas de movilidad bilateral con otros países y este año ha contado con muchas solicitudes. Tenemos confirmados 400 alumnos que vendrán de otros países durante el primer cuatrimestre, pero los datos son provisionales, y unos 600 alumnos de la UCLM también. Además, durante el curso existen posibilidades de que los alumnos puedan marcharse acogiéndose a distintas becas.

¿Las becas en la UCLM también van en aumento?

Hay muchas ayudas y posibilidades para los estudiantes, como las becas para los estudiantes en situaciones especiales. También se han sacado este año becas propias de inicio a la investigación para estudiantes de grado (diez becas de 2.400 euros), becas de excelencia para másteres (28 becas de 2.500 euros); premios para TFG y TFM de discapacidad y necesidades educativas especiales; concursos, como el trabajo fin de máster 'Ciudad de Toledo' junto al Ayuntamiento de Toledo, premios en diseños de carteles en Internacionalización, prácticas externas...

¿Está pendiente del futuro de la Ley Orgánica del Sistema Universitario? Circulan críticas de otras comunidades, como Andalucía, que considera que no es muy moderna.

Sí. Tanto la Ley de la Ciencia como la Ley Orgánica del Sistema Universitario ponen a las universidades a trabajar en situaciones que no son tan sencillas como figura en un artículo y exigen hacer modificaciones urgentes en temas tan importantes como los contratos, como ocurre con la Ley de la Ciencia. Estamos muy expectantes. 

Además, nuestro rector es el presidente de la Comisión Sectorial de Investigación del grupo de universidades y los vicerrectores participamos en grupos de trabajo e intentamos ejercer nuestro peso para que salga una ley que se ajuste a la realidad de la universidad y no a otras realidades. 

Hace unos meses se habló de la posibilidad de que la UCLM dé uso al edificio 'Quixote Crea' con aulas y laboratorios. ¿Hay algún avance?

En el plan de inversiones en infraestructuras 2023-2026 aparece recogido en las actuaciones. Somos afortunados en esta universidad por seguir teniendo esta atracción de estudiantes. El Campus de Toledo está lleno, cada vez somos más y se necesita una ampliación de espacios, también de profesorado y del resto de personal. La pandemia obligó a ocupar el edificio Toletvm, pero también es cierto que se necesitaba más espacio. Hay que ir paso a paso porque todo de golpe es inabarcable. 

El Plan dotacional del Tajo elaborado por la UCLM resulta muy llamativo porque aborda ese plan de expansión de la Fábrica de Armas con la rehabilitación de más edificios. Sin embargo, el coste es elevado.

Hay un plan, pero tenemos que pensar que el terreno de la Fábrica de Armas está acotado. Y no me refiero a Polvorines porque todavía no se ha cedido y no es de la Universidad. De momento, confiamos en que en el próximo curso arranque Arquitectura en la Fábrica de Armas una vez que terminen las obras. Tampoco quedan tantos edificios para rehabilitar aunque haya algunos.

Dentro del plan dotacional del Tajo se deja caer la posibilidad del uso de algún edificio como residencia universitaria. ¿Es una locura pensar que Toledo tendría que tener una ya? 

No es una locura pensarlo, ni mucho menos. Vemos que es muy complicado que los estudiantes de movilidad encuentren pisos y habitaciones en Toledo. Para traer a la gente no sólo tiene que saber idiomas, también hay que asegurar el alojamiento. De momento, estamos en colaboración con la Junta en este sentido. 

Ya se plantean distintos proyectos para el suelo que quedará libre en la Comandancia de la Guardia Civil y en el Hospital Virgen de la Salud. El Ayuntamiento quiere revitalizar y rejuvenecer el barrio. ¿Encajaría una residencia universitaria?

Es algo que está en la mente de todos, algunos lo dirán más y otros menos, pero es una necesidad visible y viva. También habría posibilidades en otros barrios más alejados como el Polígono, pero para los estudiantes sería muy cómodo disponer de una residencia cerca del campus.

El parking anejo al campus de la Fábrica de Armas está pendiente de obras de adecentamiento.Se han suscitado críticas políticas recientemente por si debería hacerse a cuenta o no del convenio de Vega Baja. 

Las noticias decían que se iba a arreglar y así lo estamos esperando nosotros y los estudiantes. No es un parking de la universidad y hay que matizar esto a pesar de que la mayoría de los usuarios sean profesores y alumnos. También hay que tener en cuenta que la Universidad es de la ciudad. Confiamos en que se haga. 

¿Qué supone para la UCLM que se pueda ir recuperando Vega Baja gracias al convenio entre el Ministerio de Cultura, la Junta y el Ayuntamiento de Toledo?

Vega Baja es como la antesala a la Universidad y es muy importante. Todos sabemos que si entramos en un edificio con un hall impresionante pensamos que el resto del edificio será aún mejor. Podría ser como una presentación muy potente de Toledo. Espero que el proyecto de Vega Baja salga adelante porque los ciudadanos tienen muchas ganas. Queremos que la ciudad sea un museo, pero práctico y vivo. Hay que pensar las cosas, desde luego, pero hay que actuar por el bien de la ciudad y de todos. Está muy bien que se diga cómo hay que hacer las cosas, pero también hay que venir a Toledo y ver que la paralización de ciertas ordenaciones urbanísticas son perjudiciales. 

En Polvorines iba el campus tecnológico de la Universidad, un proyecto del que se lleva hablando ya varios años sin que arranque.

Toledo tiene una gran capacidad de proyección, pero hay que ir dando pasos poco a poco. Lo que no debe hacer nadie es prometer algo que no va ser posible. Está muy bien pensar en lo grande para Toledo, pero hay que ir ejecutando porque si no llega un momento que los proyectos se quedan paralizados muchos años. 

Desde el Ayuntamiento se está pidiendo participación sobre el avance del nuevo Plan de Ordenación Municipal. ¿La UCLM tiene algo que decir? ¿Se debería contar más con los expertos de la Universidad para diseñar el futuro de la ciudad?

Tanto el Ayuntamiento de Toledo como la Junta cuentan con la Universidad y no podemos decir que no nos llaman. Hay muy buena relación y cuando necesitamos ayuda nos la pedimos. Desde las administraciones también se pide ayuda a expertos de la UCLM. El problema se encuentra en la paralización. Volvemos a lo de antes, si se hace la obra del parking, se mejora el entorno y si se actúa en Vega Baja ,dejará de estar el parque arqueológico enterrado sobre hierbajos.