TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Fútbol COVID

30/10/2020

Se trata de improvisar. Yo no veo ninguna faltada o crítica en esta frase que los amigos de la confrontación emplean contra los distintos Gobiernos en esta pandemia:«¡Es una constante improvisación!». ¡Claro, no te jode, artista! Si supiésemos todo sobre este puñetero coronavirus no haría falta improvisar, señora. La ciencia, ensayo y error, se basa en improvisar y equivocarse y volver a improvisar y volver a equivocarse... hasta la improvisación final, o sea, la solución. 
Allá por agosto, cuando Lisboa fue la sede de la fase final de la Champions, la UEFA tuvo que improvisar un protocolo contra el COVID-19:en el caso de que exista un positivo (o más) en un equipo, el partido podrá jugarse siempre que haya disponibles 13 jugadores de la Lista A (la que los clubes remiten a UEFAal comienzo de la competición) y al menos uno de ellos sea portero. Y esa improvisación será válida hasta la siguiente, claro. 
Empiezan a sucederse partidos ‘raros’ que adulterarían claramente la competición... de no ser porque los equipos que viajaron a otros países en cuadro sacaron un par de (sorprendentes) buenos resultados. Si al Shakhtar le faltaban nueve titulares en su visita al Real Madrid, en la jornada del miércoles, la Lazio viajó a Bélgica con solo 16 futbolistas y cuatro de ellos (sometidos a pruebas en la víspera del partido) fueron duda hasta última hora. Sí:el partido (1-1) estuvo en el alambre hasta dos horas antes del pitido inicial. 
En efecto, no se puede salir de Francia pero el PSG jugará sus partidos;no se puede salir de Alemania, pero la selección sí lo hará. No se puede salir de España, pero Madrid, Barça, Atlético, Sevilla, Granada, Real Sociedad y Villarreal sí lo harán. Por trabajo, claro. Es el nuevo fútbol COVID y habrá que acostumbrarse. O improvisar.