El CD Villacañas sucumbe en la segunda parte

Área 11
-

El equipo de Fernando Lominchar se puso en ventaja en el San Marcos, pero tras empatar antes del descanso, el Quintanar del Rey dio la vuelta al marcador (3-1)

El CD Villacañas sucumbe en la segunda parte - Foto: CS Puertollano

El CD Villacañas saldó con derrota su visita al Quintanar del Rey. El conjunto que dirige Fernando Lominchar logró lo más difícil: adelantarse en el marcador en el tramo final de la primera mitad por medio de David, pero no supo aguantar la ventaja. Antes del descanso llegaba el empate de Caín y ya en la reanudación, Antonio conseguía voltear el marcador con dos goles en apenas tres minutos.
El encuentro tuvo un claro dominador de principio a fin, y ese no fue otro que el cuadro verdiblanco, que salió muy enchufado al terreno de juego y que dejó en anécdota el tanto inicial de su rival. Aunque los primeros minutos fueron de tanteo, pronto llegaron las primeras aproximaciones al área. Para sorpresa del más de medio millar que se acercó al feudo quintanareño, el que inauguró el tanteador fue el cuadro toledano.
Faltaban poco más de diez minutos para que el primer acto tocara a su fin cuando las oportunidades comenzaron a traducirse en goles. En el 34’, un saque de esquina botado por Chata terminó con el balón en botas de David, que supo colocar el esférico al lado derecho de un César que no pudo hacer nada para evitar el 0-1. El Villacañas, sin generar demasiado peligro sobre el portal conquense, lograba sorprender a propios y extraños.
Sin embargo, no se quedó de brazos cruzados el equipo dirigido por Carlos Gómez, que poco antes del intermedio lograría situar las tablas. Apretó en la presión a su rival y primero avisó con una chilena de Caín tras una asistencia de Felipe que hizo lucirse a Ángel. Ya en el minuto 42, fue el mismo Caín el que esta vez no perdonó y después de recibir un pase de Eloy, mandó el cuero al fondo de las mallas. Uno a uno y a vestuarios.
En la segunda mitad siguió la tendencia al alza de un Quintanar del Rey que se mostró serio en tareas defensivas ante un adversario que parecía conformarse con el empate. Lo que terminó pasando es que la superioridad local se impuso y con ella, llegaron los dos goles en un lapso de apenas tres minutos. En el 57’, un córner fue el preludio del 2-1. Antonio tocó lo justo el balón y éste terminó entrando para confirmar la remontada.
El mismo delantero, a media hora del final, repitió su idilio con el gol sin que el Villacañas se pudiera reponer al golpe. Una recuperación de Madalín en el centro del campo terminó con un centro de éste al segundo palo, donde nuevamente apareció Antonio para cerrar el marcador. El 3-1 dejó visto para sentencia un duelo al que la emoción no le duró demasiado y en el que los tres puntos se quedaron, de manera justa, en San Marcos.