Malditos años pares

J. M. Loeches
-

El CD Toledo ha ascendido 13 veces y 11 han sido en años impares, mientras que la mayor acumulación de descenso los ha sufrido en año par. Los últimos en 2018, 2012 y 2010

Malditos años pares - Foto: ï»Óscar Huertas Fraile

La historia del CD Toledo está plagada de fechas señaladas, ésas que la mayor parte de los aficionados recuerdan y que permanecen como los hitos o los valles más significativos. Desde luego que para el club verde los años pares no llegan cargados de ilusiones y esta crisis del coronavirus viene a dar la razón a la estadística.
Para empezar, de los 13 ascensos cosechados desde su creación, el conjunto toledano ha celebrado 11 en año impar. Los números se dan la vuelta al mirar los descensos. De los 11 consumados en casi 92 años de vida, 9 se materializaron en año par.
El último aún no se ha ido de las retinas de la afición, en 2018, en pleno 90 aniversario. Pero es que los dos anteriores, también de Segunda B a Tercera División llegaron en 2012 y 2010. Cada uno con su drama particular. Si el del equipo de Manolo Alfaro se vio venir, el anterior fue mucho más traumático, después de una promoción de permanencia perdida contra el CD Roquetas.
Hay que seguir hacia atrás para darse cuenta de que lo de los años pares es algo maldito porque en 2004, el Toledo se vio abocado a otra caída desde la categoría de bronce, aquélla con una historia detrás bastante rocambolesca, tras un curso que arrancó con la incertidumbre de un posible traslado a Murcia.
Por lo demás, el único descenso de Segunda a Segunda B se produjo en el año 2000. Pasaron tres entrenadores por el banquillo, Miguel Ángel Portugal, Pepe Gálvez y Luis Sánchez Duque, y nadie pudo evitar el último puesto de la clasificación al final de la temporada.
En las dos décadas anteriores solamente se registraron dos pérdidas de la categoría, en 1991 y 1981, a Tercera y a Preferente, respectivamente. Son los dos únicos datos malos en año impar, ya que los otros descensos se dieron en 1972 (Segunda Regional), 1970 (Primera Regional), 1968 (Primera Regional) y 1962 (Preferente).
Estas fechas se complementan perfectamente con las de los ascensos. De atrás a adelante, el cuadro verde subió a Tercera en las campañas 1943, 1963 y 1969. Después de caer a Segunda Regional, ascendió en 1973 a Primera Regional y en 1974 (primera excepción) a Preferente. A partir de ahí, los siguientes saltos los dio en 1977 y 1987, aTercera.
Y los más recientes son seis, en 1989 y 1992 (segunda excepción) a Segunda B. Entre medias, se ascendió a Segunda División en 1993, mientras que los últimos saltos a la categoría de bronce se consumaron en 2009, 2011 y 2013.