scorecardresearch

Recuperan 22.000 euros estafados por delito informático

La Tribuna
-

La Guardia Civil ha resuelto una estafa una empresa talaverana, que consiste en hacerse pasar por el jefe de una empresa o un proveedor para engañar al perjudicado y obtener grandes transferencias económicas.

Recuperan 22.000 euros estafados por delito informático - Foto: L.T.

La Guardia Civil ha esclarecido un delito de estafa a través de medios electrónicos, por un importe de   22.000 euros, recuperando la totalidad del capital.

La investigación comenzó hace más de un año, en abril de 2021, cuando el Equipo @ (unidades dedicadas a la investigación de delitos informáticos) de la Guardia Civil de Talavera de la Reina recepcionó una denuncia por una supuesta estafa a una empresa alimentaria afincada en esa comarca.

El método utilizado para cometer el delito se conoce como 'fraude al CEO', un ataque informático en el que un ciberdelincuente se hace pasar por el director general o alto ejecutivo de una organización y engaña a un empleado, o cuando se hace pasar por un proveedor engañando a una empresa, enviando   correos electrónicos para que realicen grandes transferencias económicas o envíen información confidencial.

En este caso, los ciberdelincuentes hackearon los correos electrónicos del proveedor de una empresa alimenticia, ofreciéndoles un   número de cuenta bancaria para realizar los pagos por los servicios prestados en la relación comercial entre ambas entidades.

?Una vez identificado el método utilizado, se avisó a la empresa denunciante, informándole de una brecha de su seguridad informática, evitando que la estafa continuase afectando a este o a otro negocio, y tras esto, se comprobó que los autores habían cometido una estafa idéntica, aunque de cantidad inferior, a una empresa afincada en Madrid.

Fruto de una investigación que ha durado un año, se ha podido identificar a dos personas de nacionalidad guineana, las cuales residen y han abierto varias cuentas bancarias en España, consiguiendo bloquear, intervenir y poner a disposición judicial una cuenta con más de 100.000 euros, de la que no se puede demostrar su lícita procedencia.

Por su parte, se han solicitado sendas órdenes de búsqueda, detención y personación de estas personas por dos delitos de estafa.