Seseña tiene los concejales mejor pagados

c. s. jara
-

Un total de 176 ediles de la provincia percibieron en 2018 ingresos municipales por su dedicación parcial o exclusiva a las labores de sus ayuntamientos. Una cuarta parte de los municipios omiten dar los datos al gobierno central

Seseña tiene los concejales mejor pagados - Foto: Yolanda Lancha

Seseña, Toledo y Villacañas, por este orden, tienen a los concejales mejor pagados de la provincia. Son datos del sistema de Información Salarial Puestos de la Administración (ISPA) del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, actualizados esta misma semana y referidos al año 2018. Aunque el cambio en las corporaciones municipales salido de las urnas el 28 de mayo pasado puede haber variado la cuantía de las percepciones y el número de las mismas, los datos del ISPA son una buena muestra de la discrecionalidad con la que muchos ayuntamientos se conducen en la siempre espinosa cuestión de las retribuciones a los políticos.
Así, los sueldos fijados para los concejales con dedicación exclusiva a las tareas municipales pueden ir desde los 45.000 euros de los mejor pagados, a los 8.861 euros fijados en Ocaña por la misma exclusividad. Si la dedicación total tiene conceptos muy diferentes en cada ayuntamiento, tampoco la población a la que atienden parece ser un criterio plenamente válido para fijar los salarios.
De hecho, los ediles con más sueldo no son los de la capital, sino los de Seseña, que perciben anualmente 2.500 euros más que los toledanos. Las cifras hacen referencia a las cantidades consignadas en los respectivos presupuestos municipales, que incluyen tanto las retribuciones propiamente dichas, como las cantidades percibidas en concepto de asistencias a las reuniones de la corporación. Quedan por tanto excluidas otras percepciones como, por ejemplo, las posibles dietas por viajes realizados en el ejercicio de las funciones. 
No obstante, hay que reseñar que los datos recogidos por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública no son completos, ya que se recaban a través de los propios consistorios y una cuarta parte de los ayuntamientos de la provincia no los han facilitado. En concreto, son 51 los consistorios que no han remitido datos y entre ellos se encuentran algunos tan representativos como Talavera o Illescas. 
Los datos recabados arrojan que en la provincia hay setenta concejales con dedicación exclusiva al cargo y otros 106 que desempeñan el cargo político a tiempo parcial.   Tanto en unos como en otros casos las retribuciones se sitúan en una amplia horquilla. Por dedicación parcial se puede cobrar desde los 3.335 euros de un concejal en Camuñas a los 35.085 euros que según el ISPAse llegan a cobrar en Ugena sin dedicación completa. No obstante, son abrumadora mayoría los que prestan su labor en los consistorios desinteresadamente y sin percibir ningún emolumento económico. 
Si en importe de las retribuciones se lleva la palma Seseña, en número de liberados el número 1 es Toledo capital, que tenía en 2018 un total de 13 liberados totales, además de la alcaldesa. Le sigue Seseña, que contabiliza tres ediles con dedicación parcial y cinco en exclusividad, aunque solo dos de ellos cobran los 45.000 euros que marcan el récord salarial en la provincia. Para los otros tres liberados los ingresos municipales son de 37.500 euros. 
40 alcaldes sin ninguna retribución.  Con respecto a los alcaldes, hay un total de 40 que no perciben ninguna retribución por el desempeño de cargo, pero están claramente en minoría, frente a los 67 que cuentan con remuneración, ya sea completa o parcial. Entre los 38 alcaldes totalmente liberados para el trabajo consistorial, la mejor remunerada en 2018 es la alcaldesa de la capital, con 57.999 euros de sueldo, mientras que en segunda posición repite el consistorio de Yuncos, con un salario anual de 50.000 euros para su alcaldesa. En la legislatura actual la alcaldesa de Talavera ha sobrepasado a la de la capital con una nómina anual de 72.000 euros.
Los regidores municipales pueden contar con otra vía de ingresos a través del cobro de la asistencia a plenos, juntas de gobierno y otros órganos municipales y otras percepciones. Una vía por la cual en ayuntamientos como Cabañas de la Sagra se complementa un salario de 19.761 euros con idéntica cantidad correspondientes a estas retribución. Las cantidades son sensiblemente inferiores en otros municipios, incluido la pequeña población de Robledo del Mazo, cuyo alcalde recibió 8.317 euros.