Paradores costea la malla que cubre las obras de la torre

LT
-

Además de ser un elemento de protección para evitar la caída de herramientas o escombros, la red sirve para cubrir el andamiaje y embellecer la obra

Paradores costea la malla que cubre las obras de la torre - Foto: Yolanda Lancha

La torre de la Catedral luce un nuevo aspecto. No es que hayan concluido las obras de rehabilitación, sino por la red con la que desde el pasado lunes se cubre la estructura con un doble objetivo: por seguridad y por estética. Y es que, aunque ya contaba con una malla de color amarillo que cubría todo el andamiaje, la nueva red también cumple ese cometido de evitar que herramientas o escombro pueda caer a la calle y golpear a algún viandante. También cumple con un objetivo estético, ya que en ella está dibujada la verdadera torre, y, además, no ha costado un euro al Cabildo, ya que la empresa pública Paradores se ha encargado de costearla a cambio de poder publicitarse en ella.
Las obras de restauración de la torre de la Catedral cuentan con un presupuesto de 881.162 euros y como mínimo tendrán una duración de siete meses, ya que la autorización de Patrimonio de la Junta para intervenir en el inmueble caduca, en principio, el 31 de diciembre. En los trabajos de rehabilitación están trabajando actualmente unas veinte personas. Para comenzar las obras fue necesario instalar el actual andamio hasta la barandilla superior de piedra (unos 50 metros) para que los técnicos trabajaran en las cuatro caras a la vez.
La reformas en la torre, construida entre los siglos XIV y XV, se producen después de que el pasado 14 de octubre, a primera hora de la mañana, una pieza de una de las cornisas de granito se desplomara hacia la calle Arco de Palacio. Esta es la primera vez que esta parte de la torre, desde su construcción, sufre una intervención de estas características.
Los primeros trabajos realizados consistieron en el repaso general de toda la torre para ver si ha habido alguna patología que se ha podido escapar al análisis previo. Tras este primer repaso, se inició una limpieza general de la torre que consistirá en la retirada de raíces o excrementos de paloma. Posteriormente, un tratamiento de las juntas y se repararán los elementos importantes que estén más deteriorados. Después del cosido y sellado, se reparará la parte de la pizarra procediendo a pegar las zonas que estén sueltas con consolidantes y, una vez limpio, se volverá a dar una consolidación final.