Los vendedores se concentran contra el cierre de mercadillos

J. Monroy
-

No llegan a entender que si Sanidad recomienda estar al aire libre se lleve a los compradores a espacios cerrados. Esta mañana el sector se concentra en la Vega

Los vendedores se concentran contra el cierre de mercadillos - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Los vendedores ambulantes no entienden cómo es posible que si las autoridades sanitarias aconsejan a quienes no estén en casa que permanezcan al aire libre, se intente por otro lado llevar a comprar a todo el mundo a espacios cerrados. Así lo explicaba Diego Vicente Jareño, representante del sector, en la víspera de la concentración que la Asociación de Vendedores Ambulantes de Castilla-La Mancha ha convocado a las diez de la mañana de hoy en el paseo de la Vega.
La protesta tiene como objetivo llamar la atención a autoridades regionales y sanitarias, alcaldes, y concejales responsables de mercados y abastos para que se conciencien de la situación del sector, que a su juicio tiene fácil solución. «No se nos puede dejar en la estacada a los vendedores ambulantes de esta manera y queremos explicar el porqué de nuestra impotencia y descontento, y es que es tan sencillo como que nuestra actividad se realiza al aire libre, justo donde dicen las autoridades sanitarias que hay 20 veces menos riesgo de contagio que en cualquier lugar cerrado, que si le sumamos las medidas que nos obligan como hidrogeles en todos los puestos, distancia de seguridad, prohibición de manipular los productos alimenticios por parte de los clientes y además también le sumamos que el tiempo que un cliente está en los puestos, rara vez supera los cinco minutos, hacen casi nulo el riesgo de contagio, explican desde el sector. La orden puede llegar de Sanidad, pero después cada ayuntamiento interpreta el decreto, «los responsables de que no podamos trabajar vienen de arriba a abajo».
No en vano, destacan desde la Asociación, esta prohibición de mercadillos es algo que solo se está dando en Castilla-La Mancha. En otras comunidades, incluso en Madrid, en los lugares más conflictivos, están al 50 por ciento. Pero «es que en Castilla-La Mancha, sin que haya una complicación, directamente nos cierran».
Hay que tener en cuenta, destacan desde la Asociación, que el comercio ambulante, que fueron el primer sector en cerrar y el último en volver a la actividad. Desde el 13 de marzo, solo han podido trabajar durante algo más de un mes y de nuevo se están volviendo a cerrar los mercadillos o en el mejor de los casos están limitados al 30 por ciento. En consecuencia, los vendedores, autónomos, se encuentran en una grave situación económica. Como muchas otras personas, viven al día, casi sin ahorros, y su situación ya es desesperada, cuando «estás teniendo pérdidas por una cosa que tiene solución».