Policía y Ejército, en vela por tu vida

J. Monroy
-

Policía Nacional ha levantado en diez días trescientas actas de personas que incumplieron el confinamiento y detuvo a tres. Son cifras bajas, los toledanos están respondiendo

Policía y Ejército, en vela por tu vida - Foto: David Pérez

Acompañamos a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y el Grupo de Artillería de la Brigada Paracaidista del Ejército que, de forma conjunta, controlaron en la mañana de ayer controlaron los vehículos que entraban a Toledo por la avenida de Madrid. El objetivo estaba claro:hacer que solo salgan del confinamiento en sus viviendas las personas que cumplan los requisitos recogidos en el Real Decreto por el que se declaró  el estado de Alarma.
Después de unos días en los que la Policía comenzó informando a los ciudadanos, ahora es habitual que, en solitario o en colaboración con otras fuerzas de seguridad, como en este caso la Brigada Paracaidista, disponga diversos filtros para controlar el desplazamiento  de los ciudadanos, que solo haya desplazamientos justificados.
¿Cómo se desarrolla este trabajo? Los agentes paran los vehículos y piden la identificación al conductor (también salvo causa justificada solo puede ir una persona por vehículo) y que justifiquen su desplazamiento. Si se puede hacer la comprobación in situ (por ejemplo, se ve que hay compra en el coche), puede continuar. También hay otras ocasiones en las que tienen que ser las salas del 091 las que hacen las comprobaciones pertinentes. Por ejemplo, si la persona acaba de salir del centro médico, se comprueba si tenía consulta. Si el conductor está al cuidado de personas mayores o menores, se hace la comunicación con el domicilio. Es decir, lo agentes no solo identifican a las personas en la vía pública, sino que también indagan sus motivos.
Si a la postre, como es lo normal, los desplazamientos están justificados, el conductor continúa. De lo contrario, los agentes levantan las consiguientes actas propuestas de sanción. Se trata de desobediencias que no han tenido una actividad penal, por lo que a través de la Subdelegación del Gobierno se tramita como denuncia por falta grave a la ley orgánica de Protección a la Seguridad Ciudadana, cuya sanción puede oscilar entre 100 y 30.000 euros, dependiendo de la reincidencia y el hecho sancionable. Todavía hay casos más extremos, en los que las personas identificadas se resisten o se enfrentan a los agentes, en los que todo desemboca en detención.
Por lo general, apuntan fuentes policiales, el comportamiento de los toledanos está siendo ejemplar. Se lo están tomando en serio.
Trescientas actas. Durante diez días y medio desde que el Gobierno decretó el confinamiento, tan sólo han sido trescientas las propuestas de sanción que la Policía ha elevado desde la Comisaría Provincial de Toledo, que engloba a la capital y a Talavera, todo ello sin contar con las actuaciones de otros cuerpos policiales.
Desde la misma fecha, la Policía Nacional ha practicado tres detenciones a personas que han incumplido  el aislamiento y además han cometido algún delito de resistencia o desobediencia, o atentado a la autoridad. Suelen ser en estos casos una desobediencia reiterada «que ya extralimita la sanción administrativa». En este caso, se da cuenta ya judicialmente. Las tres se han dado en Talavera.
En una ocasión, por ejemplo, los agentes acudieron de madrugada a la llamada de una ciudadana, preocupada por un posible robo. Era una falsa alarma, pero  durante la actuación dieron el alto a una persona que estaba por la calle, que al ser requerida para que se identificara, se enfrentó a los policías, por lo que se le detuvo por atentado  a agente de la autoridad.
A pesar de estos casos aislados, fuentes del Cuerpo Nacional de Policía reconocen que «por lo general, la gente está colaborando». Porque  trescientas actas entre 170.000 habitantes no son demasiadas «y realmente, la actitud de la gente es colaboradora con nosotros, por lo general está haciendo caso a las medidas que limitan nuestros desplazamientos y nuestras salidas a la vía pública, y exponernos lo menos posible al contagio del virus».