Los bomberos también apagan el hambre

Leticia G. Colao
-

Dos profesionales del Parque de Bomberos de Talavera repartieron ayer alimentos no perecederos a 40 familias, servicio de Cáritas, para el próximo mes. En estos días ayudarán a unas 2.000 personas

Los bomberos también apagan el hambre - Foto: Manu Reino

La alerta sanitaria está dejando imágenes cuanto menos curiosas. En Talavera ayer, la más significativa, fue el reparto de comida de Cáritas Interparroquial de Talavera por parte de dos bomberos del Parque talaverano. Las caras de asombro fueron lo más destacado. Al abrir la puerta, dos bomberos perfectamente uniformados dejaban a domicilio las bolsas con alimentos no perecederos que en estos días llegarán a unas 2.000 personas de la ciudad dentro de la tarea incansable de la organización interparroquial.
La actividad ha sido promovida por los Servicios Sociales municipales, con el objetivo de que el Cuerpo de Bomberos colaborase en este acto, evitando la salida de muchas familias a las calles y sustituyendo así el trabajo de numerosos voluntarios que, del mismo modo, se han quedado en sus domicilios cumpliendo con el Estado de Alarma.
Así lo explica a este diario el responsable del Área Social de Cáritas Interparroquial de Talavera de la Reina, Juan Prieto, quien desde la organización ha intentado dar respuesta  a la ciudadanía y «adaptándonos a las urgencias de la mejor manera posible».
A las 10 de la mañana un par de efectivos del Parque de Bomberos  inició la actividad solidaria ofrecida por ellos mismos y los servicios sociales, para ayudar a la ciudad en esta circunstancia especial. Muy agradecidos, desde Cáritas Interparroquial de Talavera aplaudieron el ofrecimiento y se pusieron a trabajar para que el acto solidario fuera también efectivo. Los bomberos también están colaborando con Cruz  Roja en aquello para lo que son reclamados.


Alimentos para un mes. Lo hicieron en una furgoneta de Cáritas y con alrededor de 40 bolsas, una por familia a las que llegarán cada día y con comida suficiente para al menos un mes, siempre atendiendo al número de miembros de cada unidad familiar. En ellas, bolsas de legumbres, aceite, leche, cacao, naranjas, galletas, yogures, tomate, sardinas, pasta, atún o judías verdes, además de leche de continuación, potitos y pañales en las casas con niños menores de 2 años.
Los dos efectivos de Bomberos llevaban un listado con la dirección y el teléfono de la persona de contacto, cumpliendo en todo momento los protocolos de prevención previstos por la ley, explican desde Cáritas.  Así, durante más jornadas, harán llegar bolsas de alimentos a domicilio a personas mayores vulnerables, personas dependientes, madres que están solas con sus hijos, y que están siendo acompañadas en los programas de Cáritas de la ciudad. En los próximos días, será mañana viernes y el miércoles, 1 de abril, cuando continúen con el reparto.


60 llamadas. El trabajo de Cáritas no para con el Estado de Alarma, más bien todo lo contrario, ya que con ello ayudan a muchas familias con recursos limitados y problemas para acceder a alimentos y otros servicios básicos. Así, según explica Prieto, durante estos días de la alerta sanitaria se están recibiendo en Caritas Talavera entre 50 y 60 llamadas de gente que necesita ayuda. Del mismo modo, agradecen a los vecinos a título individual y empresas que en esta crisis del coronavirus están respondiendo a las llamadas y a las urgencias.