A falta de conocerlo, el proyecto 'low cost' deja dudas

J. Monroy
-

El trayecto, mucho mayor que el barajado hasta ahora, está «machacado» en parte, y con solo dos carriles. Los vehiculos podrían soportar atascos de la zona comercial

A falta de conocerlo, el proyecto ‘low cost’ deja dudas - Foto: David Pérez

Sorpresa y muchas dudas, al menos de momento, ha dejado en el Polígono el proyecto de conexión ‘low cost’ con el futuro hospital Universitario. Hasta ahora, al menos oficialmente, la Asociación de Vecinos El Tajo guarda silencio, a la espera de poder estudiar el proyecto definitivo, más allá de las someras indicaciones aportadas hasta ahora por el portavoz del Gobierno regional. No quiere precipitarse con su juicio, aunque a la espera de más información, fuentes consultadas por este diario no parecen muy convencidas y enumeran una serie de inconvenientes. El viernes parece la fecha marcada en el calendario para poner en común todas estas dudas y quizás hacer un comunicado.
Entre las dudas que deja lo conocido hasta ahora, está en primer lugar si servirá de entrada y salida o solo de entrada. Se pregunta los vecinos, por lo tanto, si la idea es ensanchar los dos carriles actuales o el puente de acceso desde Santa Bárbara. A falta todavía de más información por parte de las administraciones, hay dudas sobre cómo se llegará al puente desde Santa Bárbara o cómo se sale en dirección subida de Las Nieves. Pero, sobre todo, las dudas en este sentido viene de si habrá también salida del hospital por este acceso.
Entre los problemas que se puede encontrar el proyecto está la tremenda bajada que hay en la curva de acceso a este vial. Evidentemente, habría que buscar soluciones para suavizar la bajada hasta la primera rotonda.
Además, toda esta zona, entre el puente y la rotonda, está agrietada, «casi terriza», apuntan quienes lo conocen: por lo que esa carretera prácticamente se tendría que hacer nueva desde cero.
Luego están también los problemas añadidos con el centro comercial. A falta de saber si esta nueva utilización del vial incluiría solo acceso o también salida, se preguntan los vecinos qué pasaría, por ejemplo, con los coches que llegan por allí, quizás con prisas para llegar a urgencias, a la hora de la salida del cine.
Y otra duda vecinal es si la Junta no había pasado hasta ahora el proyecto de acceso de los Viñedos, después de dieciocho meses, y con el gasto que ha conllevado ya.
Puente a Azucaica. También el anuncio del puente Azucaica deja sus dudas y hay incluso vecinos, escarmentados ya de anuncios anteriores, que lo califican de «brindis al sol». Porque si se va a desarrollar «a medio plazo», teniendo en cuenta las necesidades técnicas y administrativas, seguramente no estará antes de cinco años, y el Polígono puede estar aguantando un lustro de atascos con el hospital en marcha hasta su puesta en marcha. Además, hay anuncios como el carril bici con Santa Bárbara que se llevan reiterando desde hace años y no terminan de desarrollarse. El temor vecinal es que ocurra algo similar.
Por otro lado, además, se temen los vecinos que a la postre esta solución no sirva para el Polígono y el hospital, sino que vaya a ser un futuro puente junto a la hípica de Bono, quizás pensado más para unir la futura carretera que tendrá que unir Levante y Extremadura.