2020 no está siendo malo en incendios

L.G.E.
-

Este verano han ardido en Castilla-La Mancha 2.000 hectáreas, que son un 65% menos de bosque que el pasado año. El consejero de Desarrollo Sostenible hace un «último llamamiento a la ciudadanía» para que no baje la guardia

2020 no está siendo malo en incendios - Foto: Rubén Serrallé

El año 2020 no ha está siendo malo para todo. En el tema de incendios forestales está dejando por el momento unas cifras bastante mejores a las del pasado verano. Con todo, el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, valora estas buenas cifras con «prudencia» y no tanto porque ya se sabe cómo se las gasta este 2020, sino porque aún queda una quincena de temporada de riesgo alto de incendios.
Con los últimos datos recogidos, en Castilla-La Mancha han ardido poco más de 2.000 hectáreas. Aunque el daño producido es mucho, son 4.000 menos que hace un año, cuando ya se superaban las 6.000 hectáreas arrasadas a estas alturas. «Es una reducción de superficie forestal afectada del 65 a día de hoy y respecto a las mismas fechas del año pasado», corroboró Escudero.
Una de las claves es que este año no ha habido incendios tan grandes como los que se sufrieron en 2019. Otra de las razones es que en la mayoría de los casos el fuego no superó la hectárea. Es decir, que se quedó en conato. El consejero de Desarrollo Sostenible apuntó que así ha pasado en el 75% de los casos registrados este verano.
Más de 3.000 efectivos. El consejero apostilló que «estos resultados no son fruto del azar» y destacó que el plan de Castilla-La Mancha para extinción de incendios se está mostrando «eficaz y eficiente». Destacó que hay más de 3.000 efectivos trabajando en la lucha contra el fuego. El presupuesto para todo el año llega a los 83 millones de euros para prevención y extinción, de los que casi la mitad se centran en la extinción.
Escudero agradeció también toda la colaboración y recursos que reciben de otras instituciones como el Estado, los ayuntamientos o las diputaciones. Castilla-La Mancha también responde y este verano ha enviado sus medios a incendios en Extremadura, Murcia, Madrid o la Comunidad Valenciana. También pusieron sus recursos a disposición de Andalucía, una de las regiones más afectadas este año.
Pero al igual que pasa con el coronavirus, con el fuego no hay que relajarse. «Hago un último llamamiento a toda la ciudadanía», proclamó Escudero desde el Palacio de Fuensalida:«Nos hemos empeñado en pedir prudencia y colaboración. La gran mayoría de incendios se producen por negligencias cuando salimos al medio natural». En concreto, señaló que en nueve de cada diez casos está detrás la mano del hombre, algunas veces de manera involuntaria y otra de manera voluntaria. Para los que provocan fuegos, Escudero avisó de que se va a perseguir «quién está detrás».