scorecardresearch

Confirman que los restos hallados este sábado son de Ángel

EFE/Redacción
-

El hallazgo del torso y los brazos permitirá a los forenses someterlos a análisis que podrían aportar más datos sobre las circunstancias en las que murió el menor

El rastreo continúa en el vaso de vertido del Ecoparque de Toledo. - Foto: David Pérez

La Policía Nacional ha confirmado a la familia que los nuevos restos hallados este fin de semana en el vertedero Ecoparque de Toledo, en concreto el torso y los brazos, pertenecen a Ángel, el niño de 11 años desaparecido junto a su primo Fernando el pasado 10 de diciembre en Madrid.

Fuentes cercanas al caso indicaban a EFE que a última hora de la tarde de este domingo la Policía comunicó a los padres del menor dichos resultados tras las pruebas de identificación realizadas a los restos, que fueron descubiertos durante la jornada de rastreo del sábado en la zona de búsqueda acotada en el vertedero.

El hallazgo de nuevas partes del cuerpo de Ángel, del que ya se encontró un pie, permitirá a los forenses someterlos a unos análisis que podrían aportar datos sobre las circunstancias en las que murió.

La autopsia al cadáver de su primo Fernando, descubierto en el mismo Ecoparque de Toledo el día 15 de diciembre, reveló que no presentaba signos de violencia y que falleció a causa de una asfixia no mecánica o manual. Es decir, no se observaron indicios de criminalidad.

Sin embargo, la familia, que defiende que se trata de un doble crimen, ha pedido al juzgado que abra una pieza separada y secreta para que puedan prestar testimonio supuestos testigos que bajo protección, al parecer, podrían aportar mucha información sobre la última vez que se vio a los dos menores con vida en Toledo. Además, el abogado de los familiares, Marcos García Montes, ha presentado dos escritos ante el juzgado para, por un lado, que el caso pase a manos de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Madrid para que se investigue por presunta detención ilegal y homicidio

El pasado 10 de diciembre, Ángel y Fernando viajaron de forma voluntaria desde el barrio madrileño de Carabanchel hasta Toledo. El motivo de acudir a la capital castellana era, según tiene claro la Policía, ver a una antigua novia de Fernando con la que seguía teniendo contacto y a la que ya había ido a visitar con anterioridad. Una vez en la ciudad hay más grabaciones de vídeo que corroboran que los dos menores iban solos, por propia voluntad. Se les graba en la estación de autobuses de Toledo y, al parecer, también con las cámaras de un centro comercial.