Cada dos días se suicida una persona en Castilla-La Mancha

ADM / TOLEDO
-

La directora del Sescam, Regina Leal, destacó los esfuerzos realizados por la Junta para su prevención, especialmente la formación de los profesionales educativos y sociosanitarios

Cada dos días se suicida una persona en Castilla-La Mancha - Foto: Yolanda Lancha

Casi 3.700 personas decidieron acabar con su vida en España en 2017, una cada dos horas. La cifra, que ha convertido al suicidio en la primera causa de muerte no natural en nuestro país (y la segunda entre los jóvenes con edades entre 15 y 30 años), no es más halagüeña en Castilla-La Mancha, donde, con sus 157 casos, se produjo uno cada dos días. De ahí la importancia, manifestó la directora gerente del Sescam, Regina Leal, durante la inauguración del curso de verano  Prevención e intervención en conducta suicida, de su visibilización y de la adecuada formación de profesionales para detectarlo, especialmente en el ámbito educativo.
En Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Sanidad, se han desarrollado estrategias englobadas dentro del Plan de Salud Mental 2018-2025. En ellas participan más de sesenta profesionales de distintas áreas, desde el campo sanitario hasta el mundo de la comunicación, dentro del cual será próximamente presentada una guía de recomendaciones para sus profesionales. «No se trata solo de visibilizar este tema», explicó Regina Leal. «Tal como sucede con la violencia de género, hay que saber abordarlo». La creación de un espacio con información preventiva en la web del Sescam y un observatorio para velar por el cumplimiento de recomendaciones internacionales completan este panorama.
Dentro del campo de la educación, añadió, la Junta trabaja en el fortalecimiento de los factores de protección y prevención del suicidio entre los jóvenes, siendo elaborada una guía de recomendaciones que también se dará a conocer en su momento. Con respecto a las personas en situación de vulnerabilidad, los profesionales sanitarios de Castilla-La Mancha han realizado ya cursos de formación en prevención, detección y manejo de la conducta suicida, específicamente dirigidos a personal de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario, así como a los trabajadores de Atención Primaria, de Atención Hospitalaria, profesionales de salud mental y residentes de salud mental.
Los conocimientos derivados de todas estas acciones formativas se reunirán en un manual de formadores que se halla en estos momentos en fase de revisión y que se editará el año que viene. Además, en 2018 se difundieron también guías con recomendaciones para profesionales de Atención Primaria y se implantó un cuestionario de cribado de psicopatología y riesgo de suicidio en el programa informático de este nivel asistencial.
Acompañaron a la directora gerente del Sescam el delegado del rector para las Ciencias de la Salud, José Moncho; la decana de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de Castilla-La Mancha, Asunción Ferri, y los organizadores del curso, Beatriz Vallejo y Jorge Javier Ricarte. Este último resumió sus objetivos en dos: «poner encima de la mesa los factores de riesgo y aportar una serie de estrategias para prevenirlo, porque el suicidio en muchos casos se puede prevenir».