CESM dice que algunos sanitarios trabajan ya "con síntomas"

Leticia G. Colao
-

El presidente regional de CESM, Miguel Méndez, pide a las administraciones «que se pongan las pilas» para hacer las pruebas a todo el personal y les doten del material adecuado. Asegura que viven una situación de "angustia"

CESM dice que algunos sanitarios trabajan ya "con síntomas"

El Sindicato Médico CESM en Castilla-La Mancha denuncia la situación de «angustia» que vive estos días todo el personal sanitario en la región, ante la falta de los medios adecuados para protegerse en los centros ante el coronavirus. Miguel Méndez, presidente regional del sindicato, insiste en este problema al que se enfrentan día a día los facultativos y el resto de personal «porque los EPIs si llegan, es con cuentagotas y porque los facultativos no están suficientemente protegidos», indicó, ante  lo que supone una sensación generalizada de «desvalimiento».
Los equipos de protección individual (EPI) no son los únicos problemas. Las mascarillas que están llegando mediante Atención Primaria, son mascarillas quirúrgicas, no las FFP2, «que serían las necesarias» para los profesionales, y tan sólo quedan  algunas en las zonas más críticas del Hospital, indica. No queda prácticamente ninguna del modelo FFP3, también recomendada para su trabajo.
Por ello, y «aunque los profesionales se entregan a la atención de los pacientes es muy difícil poder hacer su trabajo si no están debidamente protegidos», añade.
Esto ha ocasionado, entre otras cuestiones, que el 15 por ciento de  los profesionales sanitarios de España se haya contagiado con el Covid-19 a pesar de que son ellos los que deben enfrentarse al virus y atender de la mejor manera posible al resto de la población afectada. Por ello, Miguel Méndez insiste en que las pruebas para conocer si se es portador de la enfermedad deben hacerse a todos los profesionales de la sanidad como algo «prioritario, porque es fundamental, en beneficio de los pacientes, de los sanitarios y por supuesto de sus familias».
En este sentido, asegura incluso que algunos facultativos «están trabajando ya con síntomas de la enfermedad» e insta a evaluar determinadas situaciones de riesgo con sanitarios porque pueden hacer que con la enfermedad sea mucho más grave, además de tener en cuenta otras situaciones en el personal sanitario, como los embarazos.
Méndez asegura rotundo que la administración «se tiene que poner de una vez las pilas para que todos los facultativos, sanitarios, todo el personal tengan los medios necesarios para trabajar y sin duda se entregarán a su trabajo pero hay que protegerles a ellos los primeros».