scorecardresearch

El existencialismo se hace hueco en lo nuevo de 'Vida perfecta'

SPC-Agencias
-

Movistar+ estrena el próximo 19 de noviembre la segunda entrega de la serie de Leticia Dolera, que trata temas como los cuadros de ansiedad posparto o la desmitificación de la maternidad

El existencialismo se hace hueco en lo nuevo de ‘Vida perfecta'

Vida Perfecta regresará a Movistar+ el próximo 19 de noviembre con una segunda temporada que retoma a los mismos personajes con un punto más «existencialista».

La serie, creada y dirigida por Leticia Dolera, que también firma el guion junto a Manuel Burque, intentará dar respuesta en esta entrega a cuestiones como ¿cuánto dura una crisis?, o ¿qué viene después de una catarsis?

A María, Cris y Esther la vida les dio la vuelta en la primera temporada empujándolas a lo inesperado y al vértigo, pero ¿qué ocurre luego? ¿Cómo se recolocan todas esas piezas que se desordenaron? 

El existencialismo se hace hueco en lo nuevo de ‘Vida perfecta'El existencialismo se hace hueco en lo nuevo de ‘Vida perfecta'A lo largo de sus seis capítulos, de 25 minutos de duración, las tres protagonistas van a transitar «lo que viene justo después del volantazo», después de un embarazo, de una crisis de pareja, de una crisis laboral, personal, vital... Tendrán que tomar decisiones, madurar y aprender que la vida es así y que quizás está girando todo el tiempo.

«Ha sido muy dura de hacer. Nos costó mucho escribir esta segunda temporada porque no queríamos pasar por los mismos sitios de la primera y por cuestiones vitales -detalla Burque- le hemos puesto más existencialismo».

Escrita antes y durante la pandemia, a Burque le queda la sensación de que «todo esto que ha pasado» ha impregnado la serie. «Yo me he reído mucho con ella, pero creo que la escribimos como drama, y creo que es muy distinta a la primera», resume el guionista.

El existencialismo se hace hueco en lo nuevo de ‘Vida perfecta'El existencialismo se hace hueco en lo nuevo de ‘Vida perfecta'Para Dolera, cuando dijo sí a Movistar a una segunda temporada, que nació autoconclusiva, lo primero que pensó es que quería «ser fiel a lo que les iba a pasar a los personajes y estar a su altura, y de sus emociones: de esas vidas perfectamente imperfectas que ellas llevan y que todas llevamos».

La directora y protagonista de la serie explica que, en esta temporada sintió «la necesidad de hablar de los cuadros de ansiedad posparto y de la desmitificación de la maternidad». Y así aparece María, con su bebé de seis meses, decepcionada, agobiada, sola y de muy mal humor, mientras su amiga Cris (Celia Freijeiro) está más radiante que nunca, dispuesta a recuperar su matrimonio, y su hermana Esther (Aixa Villagrán) ha decidido sentar cabeza y experimenta un cambio radical: ya no trasnocha, no se droga y tiene pareja estable.

«María iniciará un viaje a enfrentarse a ese miedo del que lleva huyendo desde la primera temporada», terapia incluida, desvela Dolera; Cris y Pablo investigarán el modo de encontrarse como amantes y probarán distintos pactos sexo-afectivos de los que se habla mucho y «contar las dificultades: en la teoría las cosas parecen sencillas, pero luego no es tan fácil».

importancia de la amistad. Dolera destaca de la serie cómo se muestra «la red de amistad que te va a sostener cuando estás para abajo», un apoyo que demuestra que «no hace falta caerte y levantarte solo, sino que lo puedes hacer con la ayuda de tus amigas y amigos», que son la «familia que tú eliges».