El Puente de la Canasta, en peligro de derrumbe

Redacción
-

Situado en San Martín de Montalbán, fue construido en 1842-1843 sobre la que debió ser una calzada romana secundaria que unía dos de las rutas más utilizadas en aquella época, la de Tarragona-Mérida y Ávila-Córdoba

El Puente de la Canasta, en peligro de derrumbe

redacción / toledo
Es el segundo elementos patrimonial de la provincia de Toledo que entra en la Lista Roja del Patrimonio que elabora Hispania Nostra en este año 2020. Conocido popularmente como Puente Romano La Canasta y situado en el término municipal de San Martín de Montalbán, señalan desde Hispania Nostra, este puente fue construido en 1842-1843 sobre la que debió ser una calzada romana secundaria que unía dos de las rutas más utilizadas en aquella época, la de Tarragona-Mérida y Ávila-Córdoba.
El puente entró el pasado 26 de marzo en un listado de elementos en riesgo en la provincia que suma ya 18 ‘miembros’ y acompaña en este camino de estado en riesgo en el presente año a los restos del castillo de Dosbarrios (Castillo de Carabanchel o Monreal)que se incluyeron en este listado el pasado 5 de febrero.
Describe Hispania Nostra que este puente, enmarcado en un paraje de canchales, salva el río Torcón. Su construcción, detalla, fue realizada con sillares y en su estructura todavía conserva tres ojos enmarcados por arcos de medio punto; dos de ellos son de mampostería y el central es de fábrica de ladrillo. El tablero está desaparecido y de los estribos se insinúa dónde estuvo uno de los muros.
Hispania Nostra ha incluido este puente en su Lista Roja dado su  peligro de derrumbe y señala en cuanto a su estado de conservación que aún se mantienen «tres ojos del primitivo puente; aún así, las partes que aún perduran, se encuentran actualmente en estado de ruina progresiva, sin recibir, aparentemente, ningún tipo de mantenimiento», añade.
La Lista Roja de Hispania Nostra  alerta sobre los riesgos de desaparición, destrucción o alteración esencial de los elementos del Patrimonio Cultural Español para darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración.
Mientras que el Puente de la Canasta y el Castillo de Dosbarrios son los más ‘jóvenes’ en esta lista, el Castillo de Guadalerzas (en Los Yébenes) ostenta el ‘honor’ de ser el más veterano ya que fue incluido en a lista el 2 diciembre de 2007.
El Puente de la Canasta de San Martín de Montalbán es además el segundo elemento histórico-patrimonial que forma parte de la lista dentro del mismo municipio, puesto que en marzo de 2011 se incluyo el Castillo de Montalbán.
En cuanto a su categoría, Hispania Nostra lo ha incluso en la de Patrimonio Civil en la que también están  la Casa Rincón de Borox y la Casa Palacio del S. XVIII también de Borox, así como el Palacio del Gran Comendador de la Orden de San Juan de Jerusalén en España y sus pinturas en Madridejos.
La Lista Roja en la provincia tiene también entre sus ‘invitados’ -y dentro de la categoría de Castillos y conjuntos arquitectónicos fortificados, a la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo y recinto fortificado del Cerro del Castillo en Castillo de Bayuela (incluido en septiembre de 2014); el Castilllo de Oreja, en Ontígola (julio de 2013); el Castillo de Almonacid de Toledo (mayo de 2008); el Castillo de Casarrubios del Monte (mayor de 2008); el Castillo de Caudilla o Rivadeneyra (febrero de 2008); y el Castillo de las Guadalerzas, en Los Yébenes (diciembre de 2007).
A estos elementos patrimoniales se suman la Torre o torreón de Alfarach en Toledo capital, en la categoría de Murallas; el Río Tajo a su paso por Toledo en la categoría de Patrimonio Natural; la Ermita de San Pedro de la Mata de Casalgordo, como Patrimonio Religioso; la Ermita de Santa Ana de El Toboso, también en la categoría de Religioso; la Necrópolis Medieval de Toledo, en Patrimonio Religoso;  y la Iglesia de Nuestra Señora de los Reyes de Caudilla en la categoría de Patrimonio Religioso.
Por su parte, destaca en la Lista Verde el Mausoleo hispano-romano de Las Vegas de San Antonio en Patrimonio Arqueológico que entró en Lista Roja en enero de 2016 para salir de ella solo seis meses después, en julio, puesto que «inmediatamente después de la inclusión en la Lista Roja se procedió a su limpieza. Sin embargo, señala Hispania nostra que «en aunque limpio «su entorno continúa siendo desastroso».
También pasó a color verde en agosto de 2012 la Atalaya de Valmojado (declarada en rojo en diciembre de 2007) tras la caducidad de un expediente administrativo de desarrollo urbanístico.