La tesorería municipal vence a la pandemia y paga puntual

F. F.
-

El Ayuntamiento de Toledo, con 14,5 millones en caja, «no presenta problemas de liquidez, por ahora», pero ya nota «el desplazamiento» de los ingresos tributarios «a final de año»

Fachada del Ayuntamiento de Toledo. - Foto: David Pérez

Al cierre del mes de mayo, en el momento más duro de la pandemia, el Ayuntamiento de Toledo mantenía su solvencia económica a plena potencia, con unas reservas de liquidez envidiables (14,5 millones de euros) y un período medio de pago a sus proveedores de 15,72 días, muy inferior a los 30 que marca la ley como tope máximo. Como siempre, según se desprende del informe que la Tesorería ha remitido al Ministerio de Hacienda, el garbanzo negro de la casa es la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) que ni tiene dinero ni cumple los plazos.
En conclusión, el Ayuntamiento de Toledo «no presenta problemas de liquidez, por ahora», matiza el informe, «para hacer frente al pago de sus obligaciones». Tanto es así que a 31 de mayo la Tesorería gozaba de unas existencias de 14.576.107 euros.
El Ayuntamiento en sí (sin patronatos ni empresas) está pagando en 12,6 días de media siendo su período medio de las facturas pagadas de 8 días y el de las pendientes de 41,7 días. «El índice de sostenibilidad está dentro de los límites legales, la pandemia no ha afectado negativamente a los plazos de pago», indica el documento oficial.
Al final de ese mes quedaron pendientes de pagar 640.203 euros de facturas ya conformadas, por lo tanto que habían cubierto todo el trámite burocrático. El apartado de pendiente de pago tiene más incidencia por aquellas facturas registradas «que deben ser conformadas».
En este aspecto, el departamento encargado de ordenar los pagos sigue notando «un retraso» a la hora de tramitar los grandes contratos (transporte, ORA, agua...), con el riesgo de que esas empresas demanden al Ayuntamiento «por el devengo de intereses» de demora (ya ha ocurrido en varios casos).
De hecho subraya que los «los retrasos en el pago no se explican en clave de solvencia (y los 14,5 millones que hay en caja lo avalan) sino que se deben a la tramitación de los compromisos», a pesar de que se está modernizando el sistema de registro y seguimiento electrónico de cada una de las facturas emitidas por la adquisición de bienes y servicios.
En la evolución, el Ayuntamiento tuvo en abril un período medio de pago de 14,3 días, el importe de pagos realizados fue de 4.866.576 euros y el importe de pagos pendientes de 1.448.874 euros.  
ingresos desplazados. Al mismo tiempo, los efectos que estaba produciendo sobre los ingresos el aplazamiento del período de pago voluntario de los tributos locales, que es lo que más puede preocupar a políticos y funcionarios, «no ha presentado problemas» en mayo pero eso no significa que no tenga consecuencias.
Al contrario, el informe advierte de que «ya se hace notar el desplazamiento de la liquidez a final de año», por lo tanto deben extremar el cuidado para mantener un nivel de caja suficiente para los gastos que se incurran durante los meses de reducción.
emv sin un duro. Caso aparte es la EMV, ente «independiente del Ayuntamiento», que acumula un período medio de pago a sus proveedores «por encima de 30 días, de forma reiterada». El consejo de la Tesorería consiste en «tomar medidas» ya que dicho retraso «sí que responde a una falta de liquidez para hacer frente al pago de sus obligaciones».
Es decir, la empresa sigue viviendo por encima de sus posibilidades a pesar de que el Ayuntamiento le inyecta a fondo perdido, le da trabajo extra que le paga con puntualidad (las multas) y se ha hecho cargo de sus deudas millonarias en años precedentes.