scorecardresearch
Francisco Javier Díaz Revorio

El Miradero

Francisco Javier Díaz Revorio


El Mal y el Enemigo

24/06/2022

La contraposición entre el Bien y el Mal es una idea constante en nuestra cultura. Por supuesto, como conceptos o ideas generales son antitéticas, pero por la misma razón se necesitan mutuamente. En la cultura cristiana, Dios se contrapone al Maligno, del demonio, Satán o Belcebú… pero este último nombre deriva de un dios filisteo, posteriormente adoptado por algunas religiones abrahámicas como un demonio. Ya sabemos que según muchas tradiciones el demonio no deja de ser un ángel caído. Si existe el demonio, necesariamente ha de existir Dios, aunque también podría pensarse que Dios no tendría sentido sin el objetivo de vencer al demonio, al mal. La relación es tan intensa, que autores como Alberto Ibáñez plantean una teodicea de la ambivalencia, según la que Dios no puede ser solo bueno, ya que un Dios creador todopoderoso, pero ajeno e irresponsable frente al mal, supondría un exceso reductor de un ser ilimitado. De hecho, una de las grandes dificultades de algunas religiones es explicar cómo un ser que todo lo puede es capaz de permitir el mal, el dolor o el sufrimiento.
En un plano más 'de andar por casa', hace poco volvía a leer la noticia recurrente de la polémica generada en algunos lugares por la práctica tradicional de quemar o apalear al final de la Semana Santa a un muñeco que representa a Judas, que no parece muy compatible con los sentimientos piadosos, aunque es comprensible como símbolo de rechazo al mal. También unas señoras muy cristianas debatían hace poco sobre si estaría permitido o sería recomendable, para acabar con guerra en Ucrania, rezar para que acaben los días de Putin… Parece más cristiano, aunque no sé si igual de práctico, rezar para que Dios toque su corazón y le impulse a dejar de provocar el daño que está generando. Nuestra tendencia al maniqueísmo es demasiado intensa, pero en la realidad el Bien y el Mal se mezclan a veces hasta confundirse. En latín hay que distinguir el sentido de 'inimucus', que es simplemente el 'no amigo' entendido en un plano singular o individual, de 'hostis' que es el enemigo en un sentido global y colectivo (aunque en latín arcaico esta palabra designaba simplemente al extranjero, incluso al huésped). Por eso, aunque la Cruz de la Victoria dice 'hoc signo vincitur inimicus', lo verdaderamente importante, lo que realmente debemos pedir los creyentes a Dios, es aquello que dice la preciosa oración 'Anima Christi': 'ab hoste maligno, defende me'. O como dice mi madre, 'líbranos del Enemigo, que de mis enemigos ya me libraré yo' (si puedo). Sabemos que no podemos evitar el mal, que es la otra cara del bien. Pero no por ello debemos dejar de luchar contra el Mal, y volviendo a Alberto G. Ibáñez, «solo actuando juntos y no divididos (que es lo que quiere el mal) podremos hacerle frente».