La feria de la oportunidad

Leticia Ortiz (SPC)
-

La 'segunda unidad' del escalafón puede reivindicarse en un San Isidro de 34 tardes en el que las únicas figuras son Roca Rey y 'El Juli', que entró a última hora por la baja de Ponce

La feria de la oportunidad - Foto: JuanJo MartÁ­n

Horas antes de la puesta de largo de San Isidro, las redes sociales bullían ayer con acalorados debates en torno a la figura de Julián López, El Juli. El torero madrileño se presentaba como la gran sorpresa de una Feria sin apenas figuras, salvo aquel que está llamado a ocupar, si no lo está haciendo ya, el cetro del toreo, Roca Rey. Cuando Simón Casas, el empresario de Las Ventas, anunció que parte del serial se sortearía y que aquellos que no estuviesen en los bombos no podrían elegir luego las ganaderías de los mismos, se adelantó la ausencia de El Juli en la Feria, así como las de José Mari Manzanares y Morante de la Puebla, amén de la de Alejandro Talavante, retirado hasta nuevo aviso. Y bajo esa premisa se empezaron a confeccionar los carteles, con Roca y Enrique Ponce como pilares y atractivos para el gran público. Sin embargo, la grave lesión de rodilla del torero valenciano en las Fallas dejó al organizador del abono en una situación complicada, con el peruano como única figura. Así, a última hora y como solución de urgencia, empresario y torero llegaron a un acuerdo para que el madrileño se anuncie dos tardes, el 24 de mayo y el 12 de junio en la Corrida de Beneficencia. El joven diestro peruano, por su parte, hará el paseíllo 22 y 30 de mayo, esta última fecha con la ganadería de Adolfo Martín, y el 15 de junio, en la llamada Corrida de la Cultura.
A tenor de esa ausencia de las figuras, la Feria puede resultar determinante para el futuro, ya que la segunda unidad del escalafón, esos diestros con condiciones, pero a los que les falta consolidarse o dar un nuevo golpe sobre la mesa, pueden aprovechar la ausencia de los grandes para reivindicarse y colocarse en lo más alto de la Fiesta. Así, las miradas se centran en diestros como Emilio de Justo, con una apuesta fortísima con tres tardes y dos hierros duros como Victorino Martín y Baltasar Ibán; Diego Urdiales, uno de los grandes triunfadores de 2018 en Madrid o Paco Ureña, al que se le resiste la Puerta Grande, pese a sus buenas actuaciones; además de Octavio Chacón, Pepe Moral, Ginés Marín, José Garrido, Morenito de Aranda, Álvaro Lorenzo, Román o Juan del Álamo, todos ellos con, al menos, dos tardes para ‘asaltar el cielo’. Sin olvidar a los diestros veteranos que no quieren perder su hueco en las Ferias, como es el caso de Sebastian Castella, Finito de Córdoba, Curro Díaz o Miguel Ángel Perera. Dentro de la Feria se anuncian también tres novilladas, con los jóvenes más destacados del escalafón, y cuatro festejos de rejones, donde sobresale un mano a mano entre Pablo Hermoso de Mendoza y Lea Vicens.
La gala de presentación de los carteles volvió a reunir sobre el albero madrileño a un gran número de personalidades, encabezadas por el Rey Emérito, Don Juan Carlos, que acudió acompañado por su hija Doña Elena y por dos de sus nietos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, que no quisieron perderse el acto en el que se puso nombres y apellidos a los 34 festejos (del 14 de mayo al 16 de junio) que este año forman el abono venteño. Además, se aprovechó este evento para entregar los premios otorgados por la empresa Plaza 1 a algunos de los profesionales más destacados de la pasada temporada, como Juan José Padilla (galardón por su trayectoria) o Fuente Ymbro (ganadería más destacada).