EMV se ofrece de agente para el alquiler entre particulares

F. F.
-

A cambio de la cesión del piso durante 3 años promete garantía de cobro cada mes, buscar el inquilino, vigilar que cuide la casa, pagar el 50% del IBI, 50% del seguro y 50% de la comunidad

La EMVse ofrece como agente para el alquiler de particulare - Foto: ï»Óscar Huertas Fraile

La Empresa Municipal de la Vivienda tiene un plan para animar a propietarios particulares de pisos vacíos a destinarlos al mercado de alquiler (a precio barato o, por lo menos, asequible, claro). Pretende convertirse en gestoría y ofrece: cobro garantizado da cada mensualidad (300, 400 o 500 euros por viviendas de 1, 2 y 3 dormitorios, respectivamente) durante los años que concierte con el propietario (mínimo tres aunque en otro párrafo habla de siete), búsqueda del inquilino y vigilar que cuide la casa, hacerse cargo del 50% del IBI y de otro 50% del seguro… A cambio exige un piso que esté en condiciones de habitarse de inmediato (sin desperfectos, bien equipado y en orden burocrático) y tenga un mínimo de 32 metros cuadrados.
La propuesta forma parte del ‘Informe sobre la oferta de vivienda de alquiler’ en Toledo recién elaborado (diciembre de 2019) por el gerente de la EMV (con ayuda externa) y según el cual en la capital hay 2.438 personas demandantes de alquiler pero 1.700 (el 70%) tienen dificultades para encontrar «un precio que pueda pagar».
Al mismo tiempo en Toledo ciudad «habría 4.030 viviendas vacías; 1.245 de ellas en el Casco Histórico (de estas solo 400 en mal estado) y otras 2.464 secundarias».
El afán de la EMV sería conjugar ambos factores para intermediar entre propietarios y demandantes y para eso lo primero es indagar las razonas por las que quien tiene un piso vacío se niega a meter inquilinos: un 22,5% no necesitan el dinero; un 21,7% no se fían; un 19,7% tendría que hacer obra.
Pues bien, el informe anuncia que para «contrarrestar» la situación el Consorcio tiene «previsto priorizar las ayudas para las viviendas que se cedan en alquiler».
Además indica que existen programas para la gestión pública de viviendas privadas y ese es el campo donde se quiere meter la EMV desarrollando «la actividad de intermediación y velando por el buen fin de la relación arrendaticia» (entre particulares). En todos los casos «asesoraría al titular de la vivienda y al inquilino para la celebración del contrato» en el que la EMV «actuará como mandante del cedente».
muchas ventajas. La EMV dice que su propuesta contiene interesantes «beneficios» para el propietario: para empezar la entidad municipal se compromete a hacerse cargo del «pago íntegro de las rentas mensuales durante toda la vigencia del contrato»; bonificación del 50% del IBI; pago del 50% de la cuota de la comunidad; abono y depósito de la fianza equivalente a un mes de alquiler; pago del 50% del seguro (hasta un máximo de 150 euros); búsqueda del inquilino, firma del contrato, gestión de impagados, asesoramiento fiscal, mediación jurídica, seguimiento de los inquilinos para comprobar el buen uso de la vivienda y de su convivencia con los vecinos; anticipo sin intereses en reparaciones y obras.
Exigencias normales. Al mismo tiempo la EMV exige que la vivienda esté desocupada, que reúna condiciones «dignas», contadores eléctricos en regla, suministro de agua y calentador, cocina, fregadero, extractor, nevera, lavadora, inodoro, lavabo, ducha o bañera.
Para entrar en este programa los propietarios de pisos deben presentar en la Empresa Municipal de la Vivienda nota simple del Registro de la Propiedad, certificado de eficiencia energética (si no existe lo hacen ellos), contratos de suministros, gastos de comunidad, seguro de vivienda.
La EMV enviará personal a revisar el piso; si el informe es positivo hará la propuesta y en 15 días designará inquilinos.
En caso de encontrar problemas sugerirá las obras necesarias (incluye presupuesto y el préstamo sin intereses) para aprobar el examen.