scorecardresearch

Los sanitarios piden «que se les cuide para poder cuidar»

Mario G. Gutiérrez
-

Varias decenas de miembros de Atención Primaria se congregaron en el Centro de Salud de Palomarejos para visibilizar una situación que califican como «crítica»

El personal sanitario se concentró para denunciar las situaciones de vulnerabilidad que sufren en el desempeño de su trabajo. - Foto: David Pérez

La situación de los profesionales sanitarios es de «desprotección ante las agresiones». Así lo manifestaron durante una concentración a las puertas del Centro de Salud de Palomarejos. Varias decenas de miembros de la comunidad sanitaria mostraron su situación de preocupación ante las agresiones «habituales» por parte de enfermos o de sus familias cuando son antendidos. 

La última, y motivo de esta concentración, fue la ocurrida en Chozas de Canales este pasado lunes, cuando pasadas las 13:00 horas, el familiar de un enfermo lesionaba a la sanitaria, una enfermera de 56 años, y le provocaba daños que hicieron que fuera necesario su traslado al Hospital Universitario de Toledo.

«Por desgracia no es un hecho aislado», comentaban, ya que en el manifiesto al que dieron lectura indicaron que «cada día en España son numerosos los casos de profesionales sanitarios agredidos», y que solo en la provincia de Toledo, en los últimos seis meses se han registrado cuatro sucesos violentos hacia el colectivo sanitario. Menasalbas, Buenavista, Santa Olalla y Camarena han sido los escenarios de estos reprobables hechos que llevan a los trabajadores de centros de salud, consultorios y espacios de atención sanitaria a «exigir acciones efectivas y concretas de manera urgente».

«No podemos consentir más», alegaban en una concentración que identificaron como un acto de «solidaridad y empatía», y que supuso también poner de manifiesto la «consternación y el rechazo» que les supone el hecho de que se produzcan estos hechos.

Además, aprovecharon la ocasión para demandar el compromiso de las administraciones sanitarias ante lo que identificaron como «la responsabilidad que tienen de defender y proteger a los trabajadores», algo que según expresaron «no ejercen con eficacia y contundencia».

Por ello, los sindicatos y miembros de la junta de personal del área de Toledo, pidieron que sean evaluados e identificados los riesgos a los que «día tras día» se enfrentan los profesionales sanitarios de Atención Primaria en sus puestos de trabajo, y piden «de forma urgente» la puesta en marcha de cuantas medidas sean necesarias para minimizarlos, paliarlos y tratar de «erradicarlos para siempre.

Del mismo modo, recordaron que «la confianza, la empatía y el respeto mutuo» son valores básicos de una relación terapéutica, por lo que apremiaron a que «se les cuide para poder cuidar a los enfermos».