scorecardresearch

Fin de semana de aglomeraciones en los accesos al Casco

O. Furones
-

Con las luces de navidad, la gran oferta gastronómica, cultural y social, la ciudad de Toledo se convierte en una parada obligatoria para el turismo de interior. Con el Casco completo, las arterias principales para acceder por momentos se colapsan.

La Calle Carrera colapsada por el tráfico.

La ciudad de Toledo vuelve a vivir una nueva jornada de lleno absoluto. Un sábado en el que el Casco de la capital regional rebosa energía y vitalidad gracias a los cientos de visitantes que cada fin de semana se acercan a disfrutar de la amplia gama de experiencias que ofrece esta mágica ciudad al caer la noche. Los vecinos se mezclan con los más curiosos, entre un manto de luces de navidad, e incluso, en algún que otro rincón, se puede apreciar ese olor tan característico por estas fechas de castañas asadas. 

Un inicio de fin de semana que se traduce también en colapso en las principales vías de acceso al centro de la ciudad, y con los parkings repletos. En puntos como el acceso a Zocodover, por puerta Bisagra, la congestión de vehículos es constate, siendo la policía local la encargada de dar una mayor fluidez evitando largas colas de espera. Misma situación se vive en la Calle Duque de Lerma. La fila de vehículos que quieren incorporarse al paseo Merchán no cesa. El Paseo de Recaredo, la Avenida de la Cava, Avenida Carlos III, Reconquista, Carrera... en todas ellas el tráfico es intenso. En lo referente a los aparcamientos, el parking del Palacio de Congresos o el de Recaredo están completos. 

Lo cierto es que volver a registrar estas imágenes en la capital regional nos hace estar cada día un poco más cerca de la vieja normalidad. Aunque a pesar del alto ritmo de vacunación, los casos de positivos en coronavirus no cesan, por ello se recomienda disfrutar de la ciudad siempre respetando las medidas de seguridad para evitar que en estas fechas tan señaladas la incidencia sigue en aumento.