El Madrid quiere seguir subido en la ola

SPC
-
El Madrid quiere seguir subido en la ola - Foto: Chema Moya

Un combinado merengue exultante recibe en el Bernabéu a un Girona en depresión

El Real Madrid, revitalizado e inmerso en el momento más dulce de toda la temporada, recibe hoy (12,00 horas/BeIN LaLiga) en el Santiago Bernabéu a un Girona en imparable caída libre, que si no es capaz de vencer enlazará su decimocuarto encuentro consecutivo sin conocer la victoria, igualando su peor racha desde el año 2008.
Tras asaltar el segundo puesto de la clasificación de la Liga con la primera conquista del Wanda Metropolitano, y saboreando el mejor  momento de la temporada, el cuadro merengue encara exultante un duelo desigual, ante un rival en profunda depresión que comienza a filtrear con la zona de descenso.
Febrero ha lanzado al bloque de Santiago Solari. Los exámenes que encaraba los superó con nota. Racha de triunfos en Liga, gran imagen en el ‘clásico’ copero del Camp Nou con un empate que deja la semifinal abierta para el Bernabéu y buen resultado en el regreso de la Champions con el triunfo frente al Ajax (1-2).
Todo va rodado para el técnico argentino que, antes de encarar una semana para recargar pilas, medita rotaciones en su equipo titular. Se perfilan como novedades Álvaro Odriozola, Raphael Varane y Marcelo en defensa. El foco recae en el brasileño, que necesita una buena actuación con rapidez tras perder la titularidad en manos del joven Sergio Reguilón.
La baja de Luka Modric por sanción en el centro del campo deja vía libre a Dani Ceballos y Solari debe volver a tomar decisiones complicadas en ataque. Gareth Bale volvió al once inicial en Ámsterdam sin brillo, Vinícius enlaza muchas titularidades y un gran desgaste, Lucas Vázquez fue el sacrificado ante el Ajax y Marco Asensio marcó el tanto clave para pedir más protagonismo. De hecho, el indiscutible Karim Benzema puede descansar tras sufrir molestias de cadera y dar paso a Mariano Díaz. El tridente más abierto.
Centrado en lo deportivo e intentando esquivar polémicas, como la denuncia de la Liga por la celebración de Bale ante el Atlético o la confesión de Ramos de buscar la amarilla en Champions para pasar limpio a cuartos, la realidad vuelve a poner al capitán en una situación similar en la competición doméstica. Tiene cuatro cartulinas y ver una le permitiría ser baja ante el Levante y asegurarse presencia en el ‘clásico’.
Mala racha. Por su parte, el Girona, que no encadenaba seis derrotas desde el curso 1994-1995, apenas ha sumado cuatro de los últimos 30 puntos posibles, protagonizando una desoladora dinámica que, además de resucitar viejos fantasmas e inseguridades, ha acercado a los hombres de Eusebio Sacristán, que incluso llegaron a coquetear con la Europa League durante un tramo de la temporada, a las posiciones de descenso.