Las nuevas mediciones siguen sin detectar amianto en el aire

J. Monroy
-

Aunque el Ayuntamiento seguirá contratando una empresa especializada, ha comprado un medidor propio, para maximizar las actuaciones

Las nuevas mediciones siguen sin detectar amianto en el aire - Foto: David Pérez

La buena noticia es que las nuevas mediciones desarrolladas durante el pasado 2019 no han detectado fibras de amianto en el aire del Polígono. Eso no quiere decir que no las haya, solo que están por debajo del límete de cuantificación, que es de 0,002 fibras por centímetro cúbico.
La concejal de Medio Ambiente, Noelia de la Cruz, explicó ayer al Grupo de Trabajo sobre el Amianto del barrio del Polígono que estas nuevas mediciones se desarrollaron en tres fechas (16 de mayo, 26 y 27 de septiembre y 11 de diciembre) en los cuatro puntos habituales ya (Mirador, arroyo Ramabujas, una vivienda de Vía Tarpeya y la biblioteca del barrio). Han venido de la mano de una empresa especializada, que puso los medidores durante ocho horas. Por los filtros pasaron cada hora 3,5 litros de aire por metro. Después, se ha estado comprobando lo que quedó en cada uno de ellos con un microscopio electrónico. En ninguna de las doce pruebas se detectó fibra alguna de asbesto, ni de crisotilo.
El compromiso del Ayuntamiento con la Junta es seguir haciendo estas mediciones en tanto haya restos de amianto en Toledo, aunque estén estabilizados. Lo seguirá haciendo, al menos de momento, con una empresa especializada. No obstante, el pasado año compró su propio medidor. Con él, explicó el técnico Carlos Triviño, probará en las peores condiciones en busca de amianto y tratará de buscar el flujo más idóneo, que recoja la mayor cantidad de aire, sin llenar el filtro de polvo.
Peticiones vecinales. Los datos están ahí, pero Víctor Villén, portavoz de la Asociación de Vecinos ‘El Tajo’, ha visto en días ventosos remolinos de polvo «que no sé dónde irá y qué resultados tendrá». Para estar más seguros de que las pruebas son efectivas, solicitó hacer una «medición cero», poniendo el filtro cerca del amianto de verdad, a ver si queda reflejado. Se hará con el medidor municipal.
Por su parte, Rafael García, portavoz de Mi Barrio sin Amianto, se alegró de las pruebas negativas y agradeció al Ayuntamiento su esfuerzo. Sin embargo, recordó que en la medición en la que se detectaron fibras, aún por debajo de lo cuantificable, fueron 24 horas y más litros de aire. De ahí que se pregunte que si el nuevo resultado es producto de los trabajos para sacar o tapar el amianto o por un tipo de medición distinta. La Plataforma de afectados se ha puesto en contacto con una empresa de medición de amianto en interiores que ha encontrado fallos en todas las mediciones. El problema, apuntó Triviño, es que todo es mejorable, pero el Ayuntamiento ha buscado métodos que estén acreditados. En cualquier caso, la Plataforma remitirá el contacto de esta empresa al Consistorio.