scorecardresearch

¿Organizar una Semana Vecinal importante?

J.Monroy
-

El concejal Pérez del Pino reitera que el Consistorio no organizará las fiestas del Distrito Centro a pesar de que así se aprobó, porque la votación no es vinculante y el barrio tiene suficientes actos lúdicos municipales

La Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de la ciudad lleva años apostando por una Semana Vecinal. - Foto: Yolanda Redondo

¿Qué pasaría -se pregunta el concejal de Participación Ciudadana y presidente del Distrito Centro, Juan José Pérez del Pino-, si en el Consejo de Participación se aprobara construir allí un aeropuerto? Es una hipótesis extrema, pero podría darse el caso de que alguna asociación propusiera algo parecido, y está convencido de que la oposición votaría a favor, solo por llevar la contraria. Evidentemente, explica, el equipo de Gobierno no haría caso. Es por eso, apunta, que las decisiones de los consejos de participación son propuestas, pero no vinculantes. Así explica la decisión municipal de no financiar y organizar las fiestas del Distrito Centro, como ha solicitado La Voz del Barrio. Su apuesta, y ahí sí coincide con esta Asociación de Vecinos, pero no con otras, sería que la ciudad pueda disfrutar de una semana lúdica, la Semana Vecinal, organizada por las distintas asociaciones. Eso sí, aclara que es una opinión personal que viene defendiendo desde hace años, no del Gobierno.

Fue el pasado lunes cuando La Voz del Barrio llevó una proposición al Consejo Centro para que el Ayuntamiento organizara y financiara ya en 2022 unas fiestas de toda la zona, de una forma similar a como lo hace en el Polígono. Sería en el parque de las Tres Culturas, espacio central, con las dotaciones necesarias. «a llegado el momento de que el Ayuntamiento tome la alternativa en las fiestas, actividades deportivas y actividades culturales, de una manera descentralizada», apuntó la Asociación.

La moción quedó aprobada con cuatro votos a favor y seis abstenciones, pero el equipo de Gobierno ya ha adelantado que no la va a llevar adelante. «Lo que se aprueba en el Consejo de Participación son proposiciones, desde el Consejo de Participación no se puede gobernar», apunta Pérez del Pino. Ya se ha puesto en contacto con el portavoz vecinal, Paco Arce, a quien le ha explicado que «tú puedes pedir en un Consejo de Participación cosas que son tu competencia, pero no gobiernas la ciudad, haces propuestas y el Gobierno decide si las acepta». Si no, por ejemplo, cualquier asociación podría pedir disparates que van contra la ciudad.

Respecto a la celebración de fiestas por parte del Ayuntamiento, recuerda Pérez del Pino que en el Polígono lo que pasó fue una guerra de poderes, y el PP de Agustín Conde y Muñoz Bodas «arrebató la organización de las fiestas a la Asociación de Vecinos».

Semana vecinal. A partir de ahí, Pérez del Pino repite la idea que lleva expresando desde hace años en la Federación Vecinal, como directivo, y su asociación Alcántara. Su opinión personal es que es mejor que «dejemos de hacer fiestas que suponen un esfuerzo excesivo y no dejan de ser cutres». A su juicio, las fiestas eran una reivindicación para que determinados barrios, que no tenían nada, comenzaran a tener alguna actividad. Pero por Palomarejos pasan la cabalgata de Reyes y de Carnaval, y muy cerca, en La Peraleda, están las ferias de agosto y del Corpus. La situación es muy distinta en el Polígono.

A Pérez del Pino le gustaría que el Día del Vecino fuera la Semana del Vecino, una fiesta importante, sobre todo en actividades culturales. Esta es una antigua reivindicación de La Voz del Barrio, que durante años defendió Guillermo Escolante, y que recientemente ha vuelto a llevar a la Federación. La visión particular del concejal de Participación es que no se puede pedir que el Ayuntamiento haga fiestas, cuando a lo mejor no todas las asociaciones del distrito participan de esa opinión, o que las haga de un barrio concreto porque su asociación no tiene suficiente voluntarios. Además, muchas veces no hay medios. Sería mejor que los vecinos se junten en una semana festiva.