El cierre del Cigarral del Alba deja al menos 24 afectados

J. Monroy
-
El cierre del Cigarral del Alba deja al menos 24 afectados

CCOO denuncia que la empresa adeuda también tres meses a sus once empleados, a los que no ha despedido, sino que ha mandado a casa con licencia

El cierre del Cigarral del Alba (antiguo hotel Doménico) no ha sido una clausura más de un negocio. Ha dejado una larga lista de perjudicados, que cada vez se hace más larga. Entre ellos están los once trabajadores, a los que adeudan tres meses de sueldo, y también los clientes, al menos 24, que en muchas ocasiones habían adelantado dinero en su reserva para celebraciones.

Es el caso de Ana de León, que tenía una reserva para una comunión para el 19 de mayo. El problema es que, tras el cierre del Cigarral, la empresa no da señales de vida, no contesta a las llamadas, ni a los email, y mantiene las puertas cerradas.

Estos clientes se encuentran ahora con un doble problema, como es el dinero que han adelantado, y que no saben si van a poder recuperar, y que tienen que organizar un evento, en este caso, una comunión, «porque las comuniones se concentran todas en un mes y es muy difícil encontrar a estas alturas un restaurante, porque la gente lo suele empezar a contratar en noviembre o diciembre, que en Toledo no hay muchos restaurantes grandes que se dediquen a eventos».

Gracias a las redes sociales, los distintos afectados han podido ponerse en contacto y se están intercambiando información. Han formado un grupo para tratar de ir a la par y buscar una solución. Ya lo forman 24 personas. Conscientes de la dificultad de que les devuelvan el dinero, se están movilizando. Han acudido a Consumo, cada uno de su ciudad. Cuando la OMIC conteste, ya podrán acudir a los juzgados a poner la denuncia correspondiente.

Trabajadores. Además, el cierre también afecta a un total de once trabajadores a los que, según denuncia CCOO, la empresa les adeuda tres meses de sueldo. Con el hotel cerrado al público, los trabajadores están en su casa con una licencia, sin despidos, por lo que la deuda se irá acumulando.

El problema, apunta José Luis Arroyo, secretario provincial del sindicato, es que estos mismos trabajadores ya vivieron una situación similar con la anterior concesionaria del hotel, hasta que se hizo cargo la actual empresa. Al margen de la reclamación jurídica, Arroyo adelanta la intención del sindicato de poder reunirse con esta, para buscar una solución al pago de los salarios y para el empleo. No en vano, explica el secretario provincial, el turismo no es un sector en crisis, y menos en Toledo, por lo que tiene que haber soluciones.