Cárcel para los hermanos detenidos por agredir a dos agentes

J.M. / Redacción
-

El juez decreta prisión provisional sin fianza para los tres hermanos tras tomar declaración a los dos agentes y a los detenidos. La Policía Local de Fuensalida comparte la orden judicial por «una violencia desproporcionada»

Cárcel para los hermanos detenidos por agredir a dos agentes - Foto: Yolanda Lancha

Dos agentes de la Policía Local de Fuensalida fueron víctimas de una brutal paliza por parte de tres individuos cuando acudían a un aviso por una pelea en la tarde-noche del pasado sábado. Los agentes, que han recibido ya el alta médica, intentan recuperarse en sus domicilios de las heridas que les causaron los agresores -que han pasado a disposición judicial- y que les han provocado lesiones de gran consideración. Por ello, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Torrijos decretó prisión provisional sin fianza para los tres hermanos tras tomar de claración a los dos agentes y a los detenidos.
«Desde el Cuerpo de Policía Local de Fuensalida, se respeta y comparte la decisión judicial ejemplarizante ante actos intolerables contra los agentes de la autoridad; actos de extrema gravedad y una violencia desproporcionada que no tienen cabida en Fuensalida y en nuestra sociedad», afirmaron los agentes en un breve comunicado.
Todo por unas lesiones físicas y también psíquicas que, indican desde el Sindicato Profesional de Policías Locales de Castilla-La Mancha (SPL-CLM),  «sabemos son más difíciles de superar».
Al llegar al lugar de los hechos, los agresores fueron a por los dos agentes policiales, a los cuales agredieron de forma brutal en la cabeza, intentando incluso asfixiar a uno de ellos. Es más, cuando consiguieron zafarse de ellos,  los detenidos iniciaron una persecución sobre los agentes que llegaron a temer por sus vidas.
 Estos hechos han recibido la condena tajante del Ayuntamiento de Fuensalida, de algunos partidos políticos y del Sindicato de Policía Local de Castilla-La Mancha, cuyo secretario regional, Juan Pedro Rodríguez, recuerda que además de las lesiones físicas en estos casos los afectados tienen que superar un estrés postraumático de más largo tratamiento.
Juan Pedro Rodríguez teme que cualquier día se encuentren frente a una tragedia en la región por la falta de medidas de seguridad de los agentes locales, sobre todo en  localidades más pequeñas con plantillas reducidas. En este sentido, desde el SPL-CLM están solicitando, en los contactos que están manteniendo con administraciones y partidos políticos, la implantación de dispositivos no letales, las llamadas pistolas Taser, con las que cuentan por ejemplo en el servicio policial de Illescas desde el año pasado y también tras un incidente en el que un agente local tuvo que usar su arma de fuego.
Defiende Juan Pedro Rodríguez que las Taser «te permiten hacer una intervención ante una persona que esté muy alterada sin tener que causarle grandes lesiones» y se remite además a las garantías jurídicas tanto para el agente de la Policía como para la persona sobre la que interviene.
En la actualidad, describe el secretario del SPL-CLM, «solo tienes dos opciones o la porra o el arma de fuego y entre medias no hay nada». En cuanto a la defensa personal, matiza Rodríguez, supone un contacto físico con el agresor «y eso causa lesiones a la persona que tienes que reducir y un mayor riesgo de lesiones para los agentes además de posibles responsabilidades penales».
Por eso, desde el SPL-CLM insisten en la conveniencia de implantar las pistolas Taser que permiten a los agentes intervenir a más de dos metros de distancia sobre la persona a la que van a reducir «y encima es un arma muy disuasoria», añade Rodríguez, porque ante un arma de fuego no se frenan tanto, porque «saben que no podemos usarlas», mientras que ante un dispositivo no letal «temen una más rápida respuesta».
Por otro lado, argumenta a favor de este dispositivo Juan Pedro Rodríguez la garantía jurídica de la que va acompañado. Yes que, especifica al respecto, «cuando la sacas y vas a intervenir con ella se activa un dispositivo de grabación de manera que toda la intervención queda grabada y se puede poner a disposición judicial. Graba el momento cuando se ha usado, la intensidad, el número de descargas,... Todo queda registrado con garantía jurídica para el policía y también para la persona con la que se tiene que utilizar en la intervención».
En lo que respecta al coste que puede suponer la adquisición de estos dispositivos y la formación de los agentes locales, Rodríguez indica que «no cabe debate»en esta materia puesto que suponen una inversión no muy alta. Por ello, desde el SPL-CLM comprometen a las administraciones, sobre todo a la regional, a apoyar la implantación de estos dispositivos e incluso subvencionarlo ya que donde más falta hace es en los municipios con plantillas reducidas.