Villatobas y Santa Cruz de la Zarza reclaman una carretera

J.M.
-

Los ayuntamientos instan a la Diputación a que asuma el mantenimiento del carreterín de 10 kilómetros que comunica las localidades y lo incluya en la red oficial

Villatobas y Santa Cruz de la Zarza reclaman una carretera

Los 6.500 empadronados que suman Santa Cruz de la Zarza y Villatobas toman el carreterín que une las dos localidades en vez de recurrir a la carretera oficial para ahorrarse 15 kilómetros de más. Los dos ayuntamientos han asumido hasta ahora el mantenimiento de la vía que utiliza hasta el autobús de línea. Sin embargo, los alcaldes instan ahora a la Diputación Provincial a que se haga cargo de la conservación e incorpore este tramo de diez kilómetros a la red pública.
La alcaldesa de Villatobas, Gema Guerrero, y sus concejales, junto con ediles de la vecina Santa Cruz de la Zarza, ejercieron el martes de anfitriones ante la visita del diputado provincial de Conservación Vial y Parque Móvil, Ángel de Vega, como anticipo de una reunión posterior con el presidente de la institución, Álvaro Gutiérrez, para la consecución de la incorporación del carreterín como parte de la red oficial de carreteras.
Los dos ayuntamientos asumieron al alimón en los últimos años el arreglo del pavimento del carreterín, lo que ha supuesto una inversión de unos 100.000 euros ante el abundante tráfico en el tramo de 10 kilómetros, usado también por vecinos de otras localidades, como las limítrofes de la provincia de Cuenca. Por ejemplo, los vecinos de Villatobas recurren al carreterín para incorporarse a la N-400, la carretera que comunica la ciudad de Toledo con Tarancón; entre ellos, trabajadores de la cárnica Incarlopsa.
«Tiene muchísimo tráfico agrícola y de turismo», detallaba ayer en declaraciones a este diario la alcaldesa de Villatobas, quien señalaba que los diez kilómetros carecen de señalización vertical y horizontal. Además, las abundantes lluvias han hecho que crezca numerosa vegetación y precisa de una intervención que aporte seguridad a los conductores y evite riesgos de incendios en fincas colindantes. En este sentido, evidenciaba que los dos municipios pertenecientes a la Mesa de Ocaña disponen de unos recursos económicos limitados.
Como publicaba esta misma semana este diario, los vecinos de Robledillo, una pedanía del Ayuntamiento jareño de Robledo del Mazo, claman también a la Diputación Provincial que se haga cargo del arreglo del carreterín que comunica la localidad con Espinoso del Rey. De hecho, mediante una colecta, ellos mismos han empezado a arreglar el trazado hartos de las averías en los vehículos por los numerosos baches en un tramo de cinco kilómetros. Se trata de la vía que comunica más rápidamente el valle del Gévalo con las ciudades de Toledo y Talavera.